móvil

Los fabricantes han lanzado modelos económicos ideales para quienes cambian de terminal cada 2 o 3 años. ¿Cuáles son los dispositivos que ofrecen mejor rendimiento en la gama de precios media-baja? ¿Cuándo conviene hacer una inversión mayor?

Los teléfonos móviles se han vuelto imprescindibles en nuestra vida cotidiana. Comunicarse, trabajar, tener momentos de ocio, pedir una pizza, hacer transferencias, reservar un viaje y hasta programar la lavadora: todo es posible con un smartphone en nuestras manos.

Sin embargo, su vida útil no es eterna y no siempre es conveniente malgastar dinero en un dispositivo que cambiaremos en poco tiempo. En esta guía, por ejemplo, se muestran algunos móviles baratos que ofrecen buen rendimiento y los factores clave en que fijarse para no tirar el dinero y hacer una buena compra.

El mercado de la telefonía móvil se ha vuelto tan competente, que los fabricantes han puesto a disposición de los clientes muy buenas opciones de terminales a bajo precio como las que figuran en la guía mencionada en el párrafo anterior y que responden a las necesidades más comunes de los consumidores.

4 aspectos a tener en cuenta para comprar móviles económicos

Por menos de 200 euros, e incluso sin llegar a 100, hay modelos con buenas prestaciones para cubrir las demandas básicas de trabajo, ocio y comunicación. Cuando hablamos de esta gama de precios y para no arrepentirnos de la compra, es importante prestar atención a los siguientes factores:

  • Almacenamiento. Su capacidad se traduce en la cantidad de aplicaciones, fotografías y vídeos podemos tener. El almacenamiento interno de 8 o 16GB suele ser muy limitado. Lo ideal es que sea igual o superior a 32 GB y que cuente con la posibilidad de sumar un MicroSD.
  • Batería. Tanto su capacidad como su velocidad de carga, son factores muy importantes. Se mide en medida en miliamperios hora (mAh). Menos de 2.000 mAh no es recomendable. Lo mejor que se puede conseguir en esta gama de precios es 3.200 mAh o más.
  • Procesador. Los más comunes en móviles económicos son los Snapdragon, Exynos y Kirin. Es difícil hacer una sola recomendación, ya que existe una gran variedad de procesadores. Lo mejor será leer reseñas y no solo basarse en el número de núcleos. En Snapdragon, por ejemplo, la gama “400” representa es la más baja y la “600” la gama alta.
  • Memoria RAM. Es la responsable, entre otros factores, de que el móvil vaya “lento” o sea muy eficiente y veloz. Cuanto mayor sea su capacidad, más aplicaciones podremos tener funcionando a la vez. Se mide en Gigabytes (GB) y no es recomendable que sea igual o menor a 1 GB, aún en esta gama de precios.

Mejores marcas y modelos a bajo coste

La marca Xiaomi es, según los especialistas y las reseñas de los clientes, quien mejor trabajo hace en este sector, creando móviles con muy buen rendimiento a bajo coste. El Xiaomi Redmi 9, por ejemplo, no llega a los 170 euros y tiene una memoria RAM de 4GB, rendimiento óptimo y otras prestaciones no comunes en esta gama de precio como el reconocimiento facial, lector de huellas, una estupenda cámara frontal y tres traseras, y un chip NFC incorporado para realizar pagos con el móvil en cualquier tienda.

Huawei también es una marca que ofrece buenos modelos. Su P40 Lite E apenas supera los 150 euros y es un completísimo smartphone con pantalla FullView de 6,39″, 4 GB de RAM,  Triple Cámara IA de 48MP y una rendidora batería de 4000 mAh.

Algo más limitado, pero con un precio irresistible de 85 euros, el Doogee X95 Android 10 cumple con todas las condiciones para ser un móvil económico pero que no escatima en prestaciones: Pantalla 6,52 Pulgadas, 4350mAh Batería, Dual SIM, Triple Cámara 13MP+5MP, 16GB ROM y 128GB SD, entre otras.

¿En qué situaciones puede merecer la pena invertir más dinero?

De acuerdo a las especificaciones anteriores, se deduce que no hace falta gastar un dineral para acceder a un smartphone de buena marca y calidad que garantice la satisfacción de las necesidades más comunes durante, al menos, un par de años.

Sin embargo, existen algunos casos donde merece la pena realizar una inversión un poco mayor. Hablamos de profesionales cuyo trabajo pase en un 100% por el dispositivo móvil, gamers que requieran una unidad de procesamiento gráfico o GPU para que los juegos se desplieguen sin problemas, por solo citar dos ejemplos de quienes pueden llegar a necesitar prestaciones extra.

La gama alta no es exclusiva para este tipo de casos, sino también para todo aquel que quiera tener algunos “plus” y pueda permitirse un gasto entre 800 y 1500 euros.

 Algunas características de los móviles de alta gama

En este rango de precios, cualquier móvil debería tener como básico una pantalla Full HD, es decir, ser lo suficientemente nítida para disfrutar mejor de los contenidos, tener una buena relación de píxeles por pulgada, reducción de luz azul, etc.

También estamos ante procesadores más potentes. Huawei, por ejemplo, apuesta por los Kirin 710 mientras que el resto de móviles deberían contar con procesadores Qualcomm o Snapdragon de la familia 700, como mínimo.

Los materiales y el diseño también son elementos de lujo que pueden incluirse en los móviles de alta gama. Aunque no influyen en el rendimiento del dispositivo, muchas personas valoran un diseño premium, con materiales como cristal, zafiro y cerámica, evitando los acabados plásticos.

¿Económico o Premium?

Como conclusión, después de analizar los modelos, precios y prestaciones, podemos decir que la mayoría de terminales de gama media-baja cubren con creces los aspectos básicos para tener un móvil funcional durante 2 o 3 años, sin resignar calidad e incluso incorporando utilidades “extra”, buena memoria RAM y procesadores eficientes.

De todas formas, el único límite lo pone el presupuesto disponible y, afortunadamente, hoy en día existe tanta variedad de marcas y modelos disponibles, que cualquier consumidor encontrará uno que se adapte a la perfección a su gusto, necesidades y bolsillo.