Huawei

La guerra comercial entre China y Estados Unidos, y que tiene como prisioneras a varias empresas, no ha llegado a su fin. De hecho, si alguien pensaba que las tensiones con Huawei habían acabado, nada más lejos de la realidad. La Administración Trump volverá a meter presión al fabricante chino; y eso, de rebote, impactará en compañías como Telefónica o Vodafone.

En concreto, según diversas informaciones que recoge Bloomberg, Estados Unidos prepara un nuevo paquete de medidas para meter presión a Huawei en suelo americano y, por otra parte, sigue maniobrando en las compañías europeas para que limiten al máximo sus relaciones con el fabricante chino. Algo que, por otra parte, llevan haciendo los operadores de telefonía desde hace bastantes meses.

Y es que desde que surgiera el veto de USA contra Huawei, más allá de la parte que afecta a los teléfonos móviles, la otra gran batalla se centra en los componentes de radio que serán necesarios para el desarrollo de la conectividad 5G que este año dará su paso definitivo en Europa mediante diversas subastas de espectro.

Ahora, según un informe reportado por Bloomberg, los grandes operadores europeos vuelven a estar tensionados por la deriva del conflicto si, finalmente, la presión de Estados Unidos afecta directamente a los países en forma de presiones comerciales que afecte a otros sectores de producción.

HUAWEI Y LOS COSTES

Entre las empresas a las que afectarían de manera muy directa los problemas bilaterales con Huawei estarían la española Telefónica y la británica Vodafone. En el caso del operador presidido por José María Álvarez-Pallete, el problema es que gran parte de su red 4G fue suministrada por Huawei. Ahora, una importante cantidad de esa infraestructura es la que sirve para el despliegue de 5G; por ello, cualquier tipo de restricción con los equipos del fabricante chino supondrían un problema.

El problema para los británicos es similar, puesto que Huawei es uno de los partners históricos y su dependencia a lo largo de los años ha ido creciendo. No obstante, y como explican desde Bloomberg, la mayoría de las compañías llevan meses maniobrando para reducir dicha exposición. Pero como la red y gran parte de los componentes ya son lo que son, la esperanza es que las nuevas amenazas del Gobierno americano no se lleven a cabo.

BRUSELAS GUARDA CAUTELA

La posición de la Unión Europea con respecto al desarrollo del 5G, según revelan desde Bloomberg, es que hará circular recomendaciones de seguir reduciendo la exposición a Huawei con el objetivo de que un posible enquistamiento de la guerra comercial no termine pasando factura a las principales compañías.

Lo que sí parece claro es que nunca habrá la recomendación de prescindir totalmente del fabricante chino por un asunto puramente económico. El coste de la gestión de la red se elevaría de manera considerable con lo que eso supondría para una industria, la telco, que en estos momentos vive momentos muy ajustados, entre otras cosas, por las continuas peleas comerciales a nivel de precio que tienen entre los operadores.

Por lo tanto, y bajo este contexto, según recoge Bloomberg en función de las casas de análisis de riesgo, creen que las telecos estarían expuestas a la guerra comercial, pero sin un gran impacto por estas medidas que, por un lado no serían totalmente contrarias a Estados Unidos; y, por otro, no darían la espalda total a Huawei.