Telefónica

Telefónica ha sido una de las compañías más activas durante la crisis sanitaria provocada por el coronavirus. La gran operación de Reino Unido y la reciente venta de torres en Alemania lo demuestran. Sin embargo, lo que de momento no acaba de cuajar es la desinversión en Latinoamérica. Y eso que el operador asegura estar trabajando con la máxima velocidad.

Y motivos tiene. Según un informe de Barclays al que ha tenido acceso MERCA2, la valoración de activos en Hispam, la denominación que puso Telefónica a todas las filiales de la región excepto a Brasil, habría caído por debajo de los 9.000 millones de euros. Un recorte significativo con respecto a los casi 12.000 M€ que le otorgó el consenso se analistas cuando la compañía dirigida por José Álvarez-Pallete puso la operación en marcha.

La explicación viene desde dos prismas. El principal, y que tendría menos preocupado a la compañía, es por la devaluación de divisas en la región. Esta situación sería menos problemática puesto que las posibles opciones de venta o salida al mercado de valores se harían con moneda local, por lo que el impacto sería relativo. El otro punto, la presión comercial de la zona (igual que en el resto del mundo) y el covid-19, lo único que supone es tener que acelerar las operaciones.

Sobre este punto, la CFCO del grupo, Laura Abasolo, ya fue muy clara durante la última presentación de resultados. “Continuamos trabajando a toda velocidad“. No se trata de ningún secreto. Telefónica tiene todos los frentes activados, igual que ha surgido en Reino Unido. El único “pero” es que en Hispam por ahora va más lento de lo que parece. Se han hecho reorganizaciones societarias en Perú y Colombia, pero en el transcurso el mercado sigue devaluando los activos de la zona.

Abasolo insistía en la idea de la velocidad, pero fuentes del sector aseguran a MERCA2 que los movimientos de Telefónica en Hispam estarían siendo más lentos de lo previsto. Tanto en dichas reorganizaciones societarias como en la evaluación de los activos, y el impacto que haya habido tras el covid-19 así como el impacto en las divisas.

Bajo esta premisa, uno de los momentos clave de la compañía se producirá este viernes durante la junta general de accionistas, donde se espera que el presidente ofrezca detalles más concreto sobre la situación en estos momentos en la región de Hispam.

LA JUNTA DE TELEFÓNICA

Al margen de las operaciones en Latinoamérica, otro aspecto esencial este viernes será la retribución a los accionistas, entre los que distribuirá este año 2.000 millones de euros. La compañía se comprometió a mantener esa retribución y, a pesar de las dificultades derivadas de la crisis de la pandemia del covid-19, cumplirá con este compromiso, con una retribución atractiva (alrededor del 10% de rentabilidad por dividendo) y sostenible gracias a su gran capacidad de generación de flujo de caja libre (FCF).

Los datos reflejan que Telefónica ha retribuido a sus accionistas con más de 10.000 millones de euros en los últimos cinco años, una cifra comparable y que equivale a la suma total que Hacienda prevé devolver a los contribuyentes en la presente campaña de IRPF.

EL IBEX CANCELA DIVIDENDOS

La crisis de la covid-19 ha afectado al reparto de dividendos de la mayoría de las empresas del Ibex, como refleja que el hecho de que haya obligado a once empresas a cancelar ya su dividendo, como son Amadeus, Arcelor, BBVA, Bankia, Bankinter, Cellnex, Ence, IAG, Meliá, Sabadell y Santander.

En esta línea, otras nueve se han visto obligadas a aplazar su decisión sobre el pago de todo o parte de su dividendo (Acerinox, Aena, Ferrovial, Grifols, Inditex, Indra, Mapfre, Mediaset, Merlin Properties). Además, tres compañías han reducido su importe (Acciona, Caixabank y Colonial), mientras que una cotizada del Ibex 35 ha confirmado que sigue sin repartir dividendos (MásMóvil).

De este modo, solo once empresas, entre ellas Telefónica, continúan repartiendo el mismo dividendo: ACS, Cie Automotive, Enagás, Endesa, Iberdrola, Naturgy, Red Eléctrica, Repsol, Siemens Gamesa, Telefonica y Viscofán.

Comentarios de Facebook