Telefónica

Telefónica ha presentado este jueves los resultados financieros correspondientes al ejercicio 2018 en el que destaca, según indica la compañía en el comunicado remitido a la CNMV, su crecimiento rentable y sostenible. Esto se debe, según atribuye el operador a azul, al uso eficiente de los recursos, la transformación radical de redes y la mejora de la calidad y de la experiencia del cliente.

Asimismo, argumentan como algo muy positivo la fuerte reducción de la deuda, de 2.445 M€ en el ejercicio, aunque si tenemos en cuenta las operaciones de desinversión anunciadas en los dos primeros meses de 2019 (Telefónica Centroamérica y Antares), la deuda neta se reduciría adicionalmente en aproximadamente 1.400 M€.

En la parte de clientes, Telefónica ha cerrado 2018 con un total de 356,2 millones de accesos, una base de clientes mayor que permite una aceleración del crecimiento del ingreso medio por cliente en el trimestre (+3,8% orgánico; +3,2% en enero-diciembre) y la estabilidad del churn.

Además, durante el cuarto trimestre ha continuado la fuerte actividad comercial, enfocada en clientes de alto valor. Así, crecen los clientes de LTE (+20% interanual, hasta 117,4M); los accesos de contrato móvil (+7% interanual, hasta 123,8M) y los smartphones (+6% interanual, hasta 167,7M). Por otro lado, los clientes de FTTx y cable ascienden a 13,2M (+21% interanual) y representan ya el 61% del total de accesos de banda ancha fija; mientras que los accesos de TV de pago se sitúan en 8,9M (+5% interanual).

LAS CUENTAS

En cuanto a los números, los ingresos correspondientes a 2018 se sitúan en 48.693 M€ y crecen el 2,4% en términos orgánicos (-6,4% reportado). En el trimestre alcanzan los 12.917 M€ y continúan su tendencia de aceleración del crecimiento y aumentan un 3% en términos orgánicos (-1,9% interanual reportado), apoyados en la mejora de los ingresos de servicio (+1.3% en el periodo octubre-diciembre; +1% en enero-diciembre), y en el fuerte avance de la venta de terminales (+18,5% en el trimestre; +18,8% en 2018).

Pallete: “Si tuviera que definir este año 2018 lo definiría como el año del paso del ecuador en la transformación de Telefónica”

Los gastos por operaciones (9.560 M€ en octubre-diciembre; 33.955 M€ en el conjunto del año) aumentan en el trimestre un 0,9% interanual (-7,6% en 2018), mientras que en términos orgánicos se incrementan un 4,3% interanual en el cuarto trimestre (+2,5% en los doce meses).

El resultado operativo antes de amortizaciones (OIBDA) asciende a 15.571 M€ en 2018 (-3,8% interanual) y alcanza 3.537 M€ en el cuarto trimestre (-9,6% interanual), afectado por cargos de restructuración y bajas de fondos de comercio, así como el efecto del tipo de cambio.

En términos orgánicos, el OIBDA crece un 3,5% en el ejercicio, mientras que en el cuarto trimestre aumenta el 2,4%, reflejo de la positiva evolución de los ingresos y los ahorros de la digitalización y simplificación, entre otras medidas, y a pesar del crecimiento de los gastos operativos. Excluyendo el impacto de la regulación (-0,9 p.p. en el trimestre y -1,7 p.p. en enero-diciembre), el OIBDA aumentaría un 3,3% interanual orgánico en el trimestre (+5,1% en enero-diciembre).

LA DEUDA DE TELEFÓNICA SE REDUCE

La deuda neta financiera a diciembre 2018 (41.785 M€) se reduce en 2.445M€ frente al cierre de 2017, fundamentalmente por la generación de caja libre (4.904 M€), las desinversiones financieras netas (392 M€), y otros factores por importe neto de 532M€. En sentido contrario, incrementan la deuda la retribución al accionista (2.608 M€, incluyendo la sustitución de instrumentos de capital y el pago de sus cupones) y los compromisos de origen laboral (775 M€).

Incluyendo eventos posteriores al cierre de 2018, como las desinversiones de las operaciones en Telefónica Centroamérica y la venta de Antares, la deuda neta se reduciría adicionalmente en aproximadamente 1.400 M€. La deuda, que cae por séptimo trimestre consecutivo, se reduce 851 M€ en el periodo octubre-diciembre.

Durante el año 2018, la actividad de financiación de Telefónica asciende a aproximadamente 12.494 M€ equivalentes (sin considerar la refinanciación de papel comercial y préstamos bancarios a corto plazo) y se centra en mantener una sólida posición de liquidez, así como en refinanciar y extender los vencimientos de deuda (en un entorno de tipos bajos). Así, a cierre de diciembre, el Grupo tiene cubiertos los vencimientos de deuda durante los próximos dos años. La vida media se sitúa en 9 años (frente a 8,1 años en diciembre de 2017).