Telefónica

La existencia de una sola realidad es parte del pasado. Primero conocimos algunas paralelas; posteriormente descubrimos la virtual y, más tarde, la aumentada. Ahora, con la evolución en conectividad, Telefónica ha hecho experimentos con la realidad distribuida, un concepto que se convierte en una suma de todos gracias al 5G; así como pruebas de vehículos conectados con la propia ciudad.

Resumiendo, el operador azul sigue probando la que será nueva conectividad móvil tras el 4G, y para ello utiliza Talavera de la Reina y Segovia como ciudades laboratorio. En este caso ha sido el turno de la ciudad castellanoleonesa. Lo ha hecho junto a Nokia y Seat como socios.

Una de las pruebas que ha llevado a cabo ha sido con un reducido grupo de periodistas, y a bordo de un vehículo conectado con las infraestructuras peatonales de la ciudad, Telefónica ha mostrado un avance del futuro cercano en este segmento. Siempre complejo de explicar, difícil de imaginar, pero a la vuelta de la esquina. La prueba se centra en una interconexión directa entre el automóvil y un semáforo que, justo antes de ponerse en rojo, lanza un mensaje de aviso al coche para que el conductor esté al tanto de esta situación.

Para  hacerlo realidad, y con el objetivo de conseguir latencias menores y estables, ha sido fundamental el despliegue del servidor MEC, en el que se ha embarcado la aplicación  que actúa como mediadora entre la infraestructura y los vehículos, posibilitando el caso de uso pre 5G.

Ambos casos de uso están basados en el protocolo estandarizado C-V2X, usado por primera vez en España con este demostrador, para permitir las comunicaciones vehiculares haciendo uso de la infraestructura móvil existente. Se muestra así el potencial que existe al combinar el protocolo C-V2X con la información recogida de sensores adicionales (una cámara de detección de  presencia de peatones instalada en un semáforo), para proporcionar información sobre el entorno del vehículo y aumentar la seguridad en la carretera.

TELEFÓNICA QUIERE CAMBIAR LA REALIDAD

Aprovechando que el acueducto pasa por Segovia, Telefónica ha mostrado otros avances que traerá el futuro 5G. Licencias de espectro, por cierto, que sesubastan en estos momentos y que, por lo menos hasta pasado 2020, no tendrá una incorporación comercial.

Pero toca anticiparse. Por eso el operador azul también ha querido mostrar el concepto de realidad distribuida. Es decir, ahora cuando uno se pone las gafas forma parte de esa acción virtualizada. Todo ello se hace con el uso de la tecnología Multi-access Edge Computing. El resultado de esta combinación proporciona una trasmisión de video de alta calidad, baja latencia e interactividad con la aplicación a la vez que ayuda a descargar el tráfico de la red troncal, características fundamentales para construir la nueva realidad que el 5G va a habilitar.