Telefónica

El Gobierno dio luz verde al proyecto ‘Educa en Digital’ el pasado verano. El objetivo era otorgar un impulso a la educación española y, sobre todo, brindar mejores oportunidades tecnológicas a quienes necesitan ayuda. Meses después, el material tecnológico está por llegar. Los contratos, que tienen a Telefónica y Orange entre los principales aspirantes, no estarán listos hasta el año que viene.

De esta manera, la ministra de Educación, Isabel Celaá, añade más polémica a su gestión. Y eso que la teoría se antojaba sencilla. El Consejo de Ministros aprobó en verano el programa ‘Educa en Digital’, dotado con más de 190 millones de euros. Se trataba de una oportunidad para fomentar la transformación digital de la educación en España, haciendo un uso intensivo de las TIC tanto en el aula, como en los formatos no presenciales.

Red.es aporta un presupuesto inicial máximo de hasta 190 M€, y contará con la cofinanciación de los Fondos Europeos de Desarrollo Regional (Feder). Este presupuesto será complementado con otros casi 70 M€ financiados por las Comunidades Autónomas que suscriban Convenios Interadministrativos con la entidad pública. Y todo ello estaba previsto ser activado en el primer trimestre de este curso. Pero algo ha fallado por el camino.

En estos momentos hay dos procesos abiertos en fase de Evaluación. Galicia, que concurre con un contrato de manera individual con un presupuesto de 8,5 M€; y el concurso conjunto de Asturias, Baleares, Aragón, Ceuta y Melilla, con un presupuesto global de 11,5 M€. Sobre los procesos abiertos, Telefónica y Orange son los principales operadores de telefonía que se han presentado. Se trata de un concurso con interesante remuneración.

Además, se prevé que haya más comunidades que se adhieran a ‘Educa en Digital’. Por el momento, Telefónica y Orange competirán con una serie de empresa especializadas en TI. Grupo Solutia, Bechtle y APD son algunas de las principales compañías que han concurrido al concurso que, por ahora, va más avanzado, que es el conjunto que engloba varias regiones.

TELEFÓNICA Y ORANGE: EXPERIMENTADAS

No se trata de una casualidad que Telefónica y Orange sean partícipes de estos proyectos. También han sido los principales operadores que han peleado por los contratos públicos del proyecto de “escuelas conectadas”. Un programa en la misma línea que pretende mejorar el desarrollo tecnológico de los centros educativos.

En este caso el objetivo es de ‘Educa en Digital’ contempla dotar a los centros de equipos con conectividad fiable y de calidad para que puedan ser prestados y puestos a disposición de los estudiantes con necesidades. También abarca otra serie de actuaciones tales como la puesta a disposición de aplicaciones, herramientas y recursos curriculares que faciliten la educación digital, tanto presencial en el centro como desde el hogar, con el fin de dotar a la comunidad educativa de recursos educativos digitales. Y estas cuestiones son las que pueden terminar favoreciendo a los operadores, como es el caso de Telefónica y Orange.

Asimismo, se incluyen también acciones dirigidas a adecuar las competencias del conjunto del profesorado al empleo de las TIC en su labor diaria y dotar al sistema educativo de una plataforma inteligente de asistencia a docentes, alumnos y autoridades educativas, que permita el establecimiento de itinerarios personalizados para los alumnos, el seguimiento de su actividad, y el análisis tanto individualizado como agregado de su evolución.

EL VOLUMEN

Sobre el volumen del programa, contempla la adquisición de más de 22.000 puestos, cuya distribución por Comunidades Autónomas es la siguiente: más de 1.500 puestos educativos en el hogar para Melilla; más de 1.400 para Ceuta; más de 4.500 para Baleares; más de 11.200 para Aragón y más de 3.200 para Asturias.

De igual manera se esperan más de 23.000 equipos para Extremadura y cerca de 15.000 para Galicia. Aunque de momento todo deberá esperar. Básicamente porque, en muchas ocasiones, cuando concurren empresas grandes como es el caso de Telefónica y Orange, suele haber reclamaciones por parte de los demás oferentes que terminan retrasando el proceso. Y ya está bastante torcido.

QUEJAS POLÍTICAS

Hace unas semanas la Comisión de Educación y FP del Congreso aprobó una proposición no de ley por la que insta al Gobierno a “acelerar con carácter urgente las actuaciones necesarias que permitan a las comunidades autónomas, en el marco del programa ‘Educa en Digital’, la adquisición de 500.000 dispositivos electrónicos adaptados a contenidos educativos para su puesta a disposición de los alumnos más vulnerables”, para garantizar así la continuidad de su aprendizaje y su derecho a la educación.

La iniciativa aprobada, resultado de una enmienda transaccional entre el PP y Cs, y que ha sido apoyada por el PSOE al entender que este programa ya está en marcha, también insta al Ejecutivo a “publicar de manera mensual un informe en que se detalle el estado de ejecución del programa ‘Educa en Digital’ donde se especifique el número de puestos educativos digitales distribuidos de manera efectiva entre el alumnado, en el que deberá constar su comunidad autónoma de residencia y la titularidad del centro educativo donde se encuentre cursando sus estudios”.

Bajo este contexto, el primer trimestre del curso se ha convertido ‘de facto’ en el último. Y eso en el mejor de los casos. Lo bueno para el proyecto es que Telefónica y Orange son candidatos de sobrada reputación y, una vez que deban proceder las empresas, quizá vaya todo más rápido.