Telefónica

El sector de las telecomunicaciones en España vive un momento de calma. Tras años de fusiones corporativas y crecimiento en volumen de clientes, ahora el mercado se ha ralentizado. Por eso, cualquier vía de negocio es buena. Un ejemplo son los accesos mayoristas. Aquí, Telefónica es uno de los principales protagonistas, aunque a veces las cosas no van tan rápido.

El negocio mayorista es muy importante para los operadores que cuentan con una importante red propia, tanto de fijo como móvil. Así, otras compañías que quieren ofrecer servicios de telefonía o internet, pero no cuentan con infraestructura propia, terminan alquilando la red.

En este contexto, Digi, el operador low cost controlado por el grupo rumano de telecomunicaciones RCS&RDS, es ahora mismo uno de los grandes animadores del mercado. Gracias a una política de precios muy ajustada, su crecimiento está disparado en los últimos meses. Al principio, como cualquier otro operador móvil virtual (OMV), el segmento móvil fue el gran reclamo. Pero ahora, como todas las compañías apuestan también por servicios de banda ancha a bajo precio, Digi se ha metido en esa pelea.

Como es lógico, el operador low cost no cuenta con red propia de fibra (salvo en algunas zonas concretas de la Comunidad Madrid donde ya está desplegando). Por ese motivo alquila la red a Telefónica, algo que también hace con los servicios de móvil. Esta situación supone un impulso económico para la compañía dirigida en España por Emilio Gayo, aunque en estos momentos parece haberse detenido tras un comienzo rompedor. Y tiene sentido.

DIGI CRECE CON CABEZA

La cobertura de banda ancha del OMV en España es relativamente amplia. Sus clientes pueden tener servicios de fibra en Barcelona, Madrid, Sevilla Valencia…

Pero como se puede ver en el mapa, todavía faltan muchas regiones en España donde los clientes de Digi deberán esperar a disfrutar de las tarifas que ofrece este operador. Desde la compañía llevan meses asegurando que próximamente ofrecerán servicios de banda ancha ultrarrápida en toda la península y las islas. Aunque no se conocen fechas exactas.

No obstante, ¿por qué está tardando Digi en ampliar su huella? Es comprensible que un operador que despliega su propia fibra sea muy cauto en la inversión. Primero por el volumen de dinero que mueve; y segundo, por el retorno que necesita.

En este caso, el OMV tiene claro que prefiere saber qué demanda tendrá, y así ponerse a negociar con Telefónica los accesos mayoristas, algo que negociado en volumen de unidades inmobiliarias previstas saldrá más rentable. Por ello, Digi tiene una respuesta automática para quienes preguntan por su futuro: “Puedes suscribirte en el siguiente enlace y te avisamos cuando llegue Digimobil.es/avisarme ¡Un saludo!”. Y ese es el botón que mantiene a la espera a Telefónica para seguir engordando su negocio mayorista.

TELEFÓNICA ESPERA SEGUIR CRECIENDO

Y es que se trata de una línea de ingresos que no se puede descuidar. Un ejemplo negativo ha sido la salida de Vodafone de este negocio. Poco a poco dejó de luchar por estos contratos, y finalmente apenas tiene unos cuantos clientes mayoristas. El caso contrario ha sido el de Orange, que ha visto una gran oportunidad para engordar el Ebitda con sus redes una vez realizada la inversión.

En el caso de Telefónica, fuentes cercanas del operador aseguran a MERCA2 que ellos están abierto a cualquier negocio con Digi. Así, cuando el OMV decida extender su cobertura gracias a la red de los azules, todos saldrán muy beneficiados.

De hecho, según los datos publicados por Telefónica en su última memoria financiera, equivalente al ejercicio 2018, el negocio mayorista parecía algo pausado. Sin que exista un desglose concreto en la filial española, las cuentas arrojan una contracción del 4,5% en la partida de “ingresos mayoristas, ingresos de filiales y otros ingresos”. Además, la compañía aclara que el motivo es “principalmente por los menores ingresos mayoristas de OMVs (como resultado de la migración de Yoigo/Pepephone de la red de Telefónica a la red de Orange), y por los efectos de los cambios regulatorios aplicables a lo largo de 2018”.

No obstante, aunque el negocio mayorista se contrae, la parte fija, según aclara Telefónica en el informe, tuvo un buen comportamiento en 2018. Así, los acceso Neba, que es la fórmula mayorista de fibra, reflejaron un comportamiento positivo.

Bajo este contexto, la previsión de crecimiento de Digi seguirá siendo positiva durante los próximos meses. Además, según fuentes del sector, el modelo de negocio donde ha entrado el OMV, la gama media-baja de productos fijos, pese a ser un vertical abarrotado de competidores, los usuarios por ahora no se muestran reacios a cambiar de compañía. Algo que beneficia a Digi… y también a Telefónica.