telecos

El sector de las telecomunicaciones ha vivido un momento dulce durante la pandemia generada por el covid. Mejor dicho, su imagen ha salido reforzada por la necesidad de los usuarios de tener una buena conexión para tareas de trabajo y ocio. Por este motivo, ahora es el momento de la reivindicación. En los últimos días la patronal DigitalEs y el presidente de Telefónica han alzado la voz sobre un trato desigual en diversos aspectos.

La primera en poner esto de manifiesto fue la organización que agrupa los intereses de las telecos españolas. Los impuestos son la clave. Así lo reflejan en su informe ‘La fiscalidad del sector de las telecomunicaciones’ de EY para DigitalEs. En dicho documento se aboga por un marco normativo e institucional justo y equilibrado que promueva la inversión y la innovación y permita a las empresas españolas competir y crear riqueza y empleo con un nivel de presión fiscal adecuado.

Para ello, se proponen modificaciones en un sistema tributario que, en relación con el sector de las telecomunicaciones, resulta además excesivamente prolijo y complejo, lo que pone en riesgo su capacidad para generar recursos y supone un obstáculo a los objetivos de transformación digital propuestos desde el Gobierno.

Además, parte de la crítica llega por la comparación de regiones. España no solo posee los tipos más elevados en la mayoría de los conceptos impositivos, sino que es el país de los analizados que tiene un mayor número de figuras impositivas reguladas. Ello hace que el sector de las telecomunicaciones español sea el que mayores cargas tributarias soporta -en relación con el volumen de operaciones generado-, de los países de nuestro entorno (Francia, Italia, Reino Unido y Alemania) en los que, si bien el sector de las telecomunicaciones supone un mayor porcentaje del PIB, soportan una presión fiscal inferior al español.

Esto ha provocado que el nivel de ganancias medias equivalentes de las compañías del sector sea del 0,92% del PIB para el periodo 2010-2019, lo que sitúa a nuestro país por debajo de la media europea (1,05%) y del resto de países objeto de estudio.

En el informe se analiza en detalle la fiscalidad del sector a través de 17 tributos locales, autonómicos y estatales y se ofrecen propuestas de mejora tras comparar el marco tributario español con el de sus homólogos europeos, con cuatro países de referencia: Francia, Italia, Reino Unido y Alemania.

Y PALLETE TIRA DE REGULACIÓN

Para rematar la faena de las reivindicaciones del sector, esta misma semana ha sido el presidente de Telefónica, José María Álvarez-Pallete, el que ha vuelto a poner el foco sobre la regulación asimétrica que se vive en Europa. Una cuestión recurrente en el máximo responsable del operador azul.

En esta ocasión ha sido en el marco del ‘FT-ETNO Summit 2020’ en Londres, en el que ha intervenido también el comisario de Interior de la Comisión Europea, Thierry Breton.

La pandemia, que, como ha recordado en otras ocasiones el propio Álvarez-Pallete, nos ha metido en “una máquina del tiempo que ha acelerado cinco años” todos los procesos digitales, ha demostrado también que “cuando el mundo físico se cierra, el mundo digital permanece abierto”. El teletrabajo, el comercio electrónico, la salud, el entretenimiento, la educación online o la Inteligencia Artificial han hecho posible que la vida siga y también han ayudado a prevenir nuevos brotes.

“La digitalización -afirma Pallete- significa crecimiento, empleo de calidad, sostenibilidad e inclusión”. Pero la moneda tiene otra cara. “Durante la pandemia, los servicios digitales aumentaron exponencialmente, las videollamadas o el tráfico de streaming online se multiplicaron por siete, pero ¿alguien sabe qué cuota de mercado tienen los proveedores de estos servicios, algún regulador puede solicitarles esa información? ¿Se almacenan esas conversaciones? ¿Bajo qué controles de seguridad?”.

Por todo ello, advierte de que la desregulación del sector teleco debe ser “el próximo desafío” de las autoridades comunitarias, que acogió “con beneplácito” la iniciativa de la Comisión de regular a los guardianes del mundo digital. “Ése es el camino correcto”. Pero debemos avanzar hacia el “fin de la expropiación de las redes de nueva generación imponiendo el acceso de terceros con precios regulados. Esas redes se han construido en un entorno competitivo y en ocasiones, con coinversión”, ha señalado el presidente de Telefónica durante su intervención.

“No se centren en maximizar los ingresos en las subastas de 5G -pide Pallete- o en mantener al sector de las telecomunicaciones como deflacionario, porque el dinero gastado en espectro no se invertirá en las redes. Necesitamos nuevas reglas de competencia que permitan la creación de operadores fuertes y mercados sanos en Europa. Esto es crítico”.

Además, señala Pallete que resulta “irónico que el año en el que se ha hecho más patente que nunca que la conectividad desempeña un papel esencial en la nueva economía, los ingresos de las telecomunicaciones siguen cayendo y su valor está en su punto más bajo”.