¿Recuerdan al fabricante francés Alcatel? ¿El responsable de los One Touch originales? En 2005 vendió a la china TCL lo que le quedaba de la compañía.

¿Quizá se acuerden de los televisores Thomson? ¿Los RCA, si han pasado tiempo en EEUU? Estupendos, ¿verdad? Los fabrica la china TCL desde 2003.

Pero seguro que las agendas digitales Palm sí le suenan… Tenían el brillante sistema operativo webOS que se quedó HP para móviles y… Ups, TCL compró la marca en 2014 y desde entonces ha hecho… Bueno, lo cierto es que ha hecho nada con ella.

Así que cuando en el CES 2017 de Las Vegas se ve un relanzamiento de Blackberry, sabiendo que TCL llegó a un acuerdo con los canadienses el año pasado para emplear su marca en casi todos los mercados del mundo, está bastante claro a qué nos enfrentamos.

El resucitador de marcas

Han presentado un prototipo bajo el nombre clave de Mercury y que mantiene el característico teclado físico de la marca, con el añadido del reconocimiento por huellas dactilares. Y lo ha fabricado… ¡Exacto! ¡Alcatel!

Porque, reconozcámoslo, Blackberry es una marca mucho más reconocible que ninguna otra de las de TCL, Alcatel incluida, y tuvo un atractivo similar al de Nokia en su momento, pero en el entorno de los usuarios empresariales, muchos de los cuales adoraban su teclado y su gestor de correo. Volver a hacerse fuerte en el espacio corporativo tiene que ser uno de los objetivos de la compañía.

Sin embargo, hubo otro tipo de usuarios que adoraban las Blackberry. Los jóvenes. Y más concretamente, los jóvenes latinoamericanos, que se morían por los modelos low cost de Blackberry y pagaban al operador muy gustosos por el servicio.

Esa es la otra guerra que deberán ganar los chinos: Volver a entrar en el catálogo menguante de los operadores, que subvencionan cada vez menos pero aún representan una parte importante de las ventas.

Nadie cree que vayan a tener un éxito repentino, pero difícilmente será un fracaso tan claro como el de la propia Blackberry. El próximo febrero sabremos más de sus planes en el Mobile World Congress de Barcelona.

Mientras tanto, la propia Blackberry, la genuina, dedicó mucho de su tiempo en el CES 2017 a presentar la nueva plataforma de QNX, el sistema operativo que ahora tiene completamente centrado en el infoentretenimiento dentro del vehículo y en el futuro del coche autónomo.