La prórroga de los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) y la prestación por cese de la actividad por parte del Gobierno hasta septiembre no es suficiente para atajar la grave crisis que sufre el sector. Si no logran que se prorrogue hasta diciembre, supondrá la puesta en peligro inminente de hasta 30.000 conductores asalariados del sector del taxi.

“Ahora mismo no hay demanda, así que la prolongación de los ERTE era necesaria, aunque quizá se quede corta en nuestra actividad considerando las malas previsiones de turismo, eventos y movilidad. Por eso, pedimos (al igual que la prestación por cese de actividad) que se prorrogue hasta diciembre”, explica en declaraciones a MERCA2, el secretario técnico de Fedetaxi, Emilio Domínguez.

Además, la patronal insiste en que se establezca un régimen de retirada gradual del ERTE desde septiembre hasta 2021, mientras se mantengan ratios de baja demanda de servicios de movilidad. Este sector se ha visto muy afectado por la pandemia y no está siendo fácil que remonte, ya que aún hay muchas empresas que han optado por el teletrabajo, no hay ferias ni convenciones, ni tampoco hay mucho movimiento en el aeropuerto.

De los 65.000 titulares de licencia de trabajadores autónomos que dan trabajo adicional como conductores exclusivos o compartidos con el propio titular de licencia, unos 30.000 trabajadores asalariados se encuentran en situación de ERTEs, sin haberse reincorporado aún a su puesto de trabajo debido a la escasa demanda del servicio del taxi.

CIUDADES PARALIZADAS

Zonas muy turísticas como Mallorca o localidades costeras se encuentran prácticamente paralizadas. Mientras que en ciudades como Barcelona, Sevilla, Valladolid o Córdoba no cuentan con demanda ni para la mitad de la flota, lo que ha provocado que los órganos municipales con competencia en taxi están arbitrando medidas de reducción de la flota diaria.

El taxi está bajo mínimos. Los datos que manejan desde Fedetaxi sobre la actividad en Madrid, Barcelona y Sevilla indican una demanda del 60% de la media habitual, como máximo. Pero desde la patronal calculan una demanda del 37,6% en la primera semana tras finalizar el estado de alarma.

Una cifra que, en el caso de Madrid, es incluso menor por la cancelación de los actos del Orgullo Gay, “son pérdidas de cientos de miles de servicios”, lamentan desde el sector del taxi, y añaden que “nuestra economía personal está maltrecha. Los que no tengan ahorros van a sufrir mucho”.

RIESGOS DE LA PRECONTRATACIÓN

A la escasa demanda del taxi, hay que sumar la competencia que supone entre ellos la precontratación del servicio a través de la app o por emisora. El problema es que los taxistas que no disponen de esos medios en Madrid o Barcelona están prácticamente al 25%, en el mejor de los casos. Sin embargo, algunos conductores son reacios a logarse a una emisora o app.

La profunda crisis en la que está sumida el sector podría empujarle a cerrar el año por debajo del 50% de ingresos, pese a las ayudas. Además, el gremio alerta de que las licencias pierden valor y muchos de los conductores están endeudados y van a tener graves problemas para hacer frente a sus préstamos.

En este sentido, desde Fedetaxi reclaman una clara implicación de las Administraciones Públicas para que el taxi se convierta en el refuerzo de la falta de capacidad del transporte público colectivo debido a las medidas sanitarias, y que, junto con una flexibilización de sus tarifas y condiciones de servicio, pudiera captar algo más de demanda.

“La gente se ha tirado al coche particular y a otros medios individuales, y los 70 millones de turistas no van a venir, hay que ver la realidad”, sentencia Emilio Domínguez.

MEDIDAS PARA SALVAR AL SECTOR

Los taxistas no avalan la teoría de que la recuperación económica se vaya a producir en U ni V, sino que será una recuperación en L. Así, la patronal de taxistas ha pedido al Ejecutivo de Pedro Sánchez que lleve a cabo la suspensión de cargas tributarias y otros gastos de la actividad, incluidas las cotizaciones sociales.

En cuanto a la prestación por cese de actividad de los trabajadores autónomos previstos en el Real Decreto-ley 8/2020 de 17 de marzo, muchos de los taxistas no pueden acreditar pérdidas de más del 75%, y hay que tener en cuenta que gran parte de ellos al estar en módulos no tienen un medio eficaz de acreditación.

De este modo, desde la patronal lamentan que “la prestación va a ser para muchos como un préstamo a devolver cuando les requieran acreditar”.

LOS TAXISTAS SE MANIFIESTAN

Por su parte, la Federación Profesional del Taxi y Élite Taxi convocaron ayer una manifestación de taxistas y recorrieron algunas de las principales calles madrileñas.

Reclaman que se limite el número de taxistas que pueden circular porque “nos encontramos con un desprecio del Ayuntamiento poniendo toda la flota en la calle sin ninguna discriminación”, criticaba Julio Sanz, presidente de la Federación Profesional del Taxi de Madrid.

Sin embargo, este reclamo no es compartido por todas las patronales de taxistas, y algunos abogan por el derecho a elegir si quedarse en casa o probar suerte en búsqueda de clientes. En este sentido, desde Fedetaxi explican que se supone que en Madrid salen todos los taxis porque ya no existe la limitación, mientras que en Barcelona sale el 60% de la flota y en Sevilla el 25%.

Comentarios de Facebook