taxi barcelona

El coronavirus y su psicosis han traspasado las fronteras, y la asistencia al Mobile World Congress (MWC) por parte de muchos congresistas de origen chino asusta. Y no solo a las personas relacionadas con el ámbito de los negocios o la tecnología. Los taxistas de Barcelona están desconcertados por la situación.

En declaraciones a MERCA2, Jaime Sau, secretario de la Unión de Barcelona del Stac (sindicato del Taxi en Cataluña), ha reconocido que están “muy preocupados y nos mantenemos a la expectativa de que la Administración nos diga algo”. Y quizá sea este, ahora mismo, el reflejo de lo que está sucediendo con respecto al MWC: incertidumbre, dudas y pocas soluciones; incluidas las macabras prevenciones que quiere aportar la GSMA, organizadora del evento.

Así, pese a la medida sanitaria preventiva que se llevará a cabo a la entrada del MWC, donde tomarán la temperatura a cada uno de los asistentes, desde el sindicato de taxistas reclaman que esta medida se realice también en el aeropuerto porque “nosotros vamos a recoger a muchos congresistas allí”. Y ese es el segundo punto que no está sabiendo calibrar la organización. La llegada de miles de chinos y asiáticos no se circunscribe a la feria y sus instalaciones, sino que incluye el transporte, los lugares públicos, etc.

Además, advierten de que un gran número de asistentes a este evento utilizan el metro para trasladarse por la ciudad condal, lo que podría provocar una situación preocupante. Por ello, reclaman que desde la Administración tomen medidas urgentes para garantizar la salud pública.

BAJAS, Y MÁS BAJAS

La situación, con una organización encabezonada en poner parches, genera una gran incertidumbre. Hay empresas que ven un riesgo real sanitario: LG, Ericsson, Nvidia, Amazon, Sony, NTT, que han anunciado su baja; mientras otro grupo de empresas, entre los que destacan los operadores europeos, mantienen un silencio.

Ante estas bajas, desde el Stac alertan a la Administración de que el calendario de refuerzo del servicio de taxi pactado para esos días será “excesivo” y creen que caerá considerablemente el número de congresistas que acudan al evento. Es decir, que el caos que está generando el coronavirus sobre el MWC no solo afecta a la propia organización, y eso es algo que la alcaldesa Ada Colau no está sabiendo gestionar.

Incluso, el gobierno regional ha lanzado balones de optimismo un tanto extraños. Y es que el consejero de Políticas Digitales y Administración Pública de la Generalitat, Jordi Puigneró, ha asegurado este lunes que el MWC “en ningún caso” se suspenderá ni se retrasará, y ha pedido no generar alarmismos. En una entrevista de Rac1 recogida por Europa Press, Puigneró ha defendido que tiene “plena confianza” en que el MWC se desarrollará con normalidad y ha indicado que lo tienen todo preparado. “Estamos, evidentemente, preocupados por lo que está sucediendo con el tema del coronavirus y estamos tomando las medidas para que todo vaya con normalidad, pero (el MWC) no pende de un hilo”.

Así, con estas declaraciones, vuelta a la casilla de salida en esta locura que se ha convertido el Mobile World Congres 2020. No hay que generar alarmismos, pero a su vez están preocupado. Entonces, si no hay alarma, ¿por qué preocuparse y llenarse las manos de desinfectante cada 15 minutos como recomienda la GSMA?

En colaboración con Raúl Masa

Comentarios de Facebook