El Gobierno ya está en modo precampaña. Pese a que todavía no se conoce qué sucederá en las próximas semanas ante un posible pacto para formar un Ejecutivo en coalición con Unidas Podemos, los ministros de Pedro Sánchez van lanzando los mensajes en diferentes lugares.

Una de las últimas en acaparar la atención de los medios ha sido la ministra de Economía en funciones, Nadia Calviño, en el marco del ’33 Encuentro de Economía Digital y Telecomunicaciones’ que organiza Ametic en Santander. En ese contexto, se ha referido de manera muy tajante a la fiscalidad de las grandes empresas tecnológicas.

Así, Calviño ha manifestado que si no es posible llegar a un acuerdo a nivel europeo para concretar la imposición de la denominada “tasa Google”, “habrá que hacerlo a nivel nacional”. Se trata de un gravamen añadido que se quiere imponer a las grandes plataformas estadounidenses, sobre todo, debido a la dificultad que tienen los diferentes gobiernos para ejecutar una fiscalidad igualitaria.

#Santander33: La revolución tecnológica (necesaria) en mitad de la tormenta

Un año más, la paz que envuelve la Playa de la Magdalena en Santander se rompe durante unos días. Políticos, empresarios, académicos, periodistas… todos...

Lo más curioso de este asunto es el marco en que lo ha pronunciado la ministra de Economía, puesto que Ametic es la patronal tecnológica que guarda entre sus asociados empresas como Google o Facebook.

Pero no es el único miembro del Gobierno que este mismo lunes se ha referido a esta situación. La ministra de Hacienda en funciones, María Jesús Montero, ha vuelto a defender la aprobación en España de esta tasa y ha indicado que la posible repercusión de este impuesto que puedan hacer las empresas tecnológicas sobre sus clientes es un “mito” que siempre aparece en este tipo de debates.

Montero afirmó, en declaraciones a la cadena Cope recogidas por Europa Press, que el comercio de la esquina paga muchas veces más que una multinacional tecnológica que está facturando 3 millones de euros. “Lo que no hay derecho es que la fiscalidad tradicional esté pesando más en los pequeños comercios tradicionales que en estas compañías”.

CALVIÑO, PREOCUPADA POR LAS PYMES

Al margen de esta curiosa paradoja, pedir que paguen más impuestos los asociados de la patronal que da altavoz a la precampaña del Gobierno, la ministra de Economía en funciones se ha mostrado bastante preocupada por el nivel de digitalización de las pymes españolas.

Así lo ha puesto de manifiesto en el discurso inaugural de las jornadas de Ametic, al asegurar que hay demasiadas pymes que no ven las oportunidades que ofrece la transformación digital. Para ello, asume que se debe pasar a la siguiente fase para que el tejido empresarial pueda crecer a buen ritmo, tengan las empresas el tamaño que tengan.

En este contexto, Calviño advierte que se debe dar una eficiente colaboración público-privada para que la evolución sea positiva. Del mismo modo, y en fase de precampaña, la ministra en funciones ha insistido en la necesidad de un Gobierno estable para que todas estas medidas se puedan llevar a cabo.