Los talleres de vehículos deberán habilitar una zona específica acordonada y señalizada donde realizarán las reparaciones de los modelos electrificados, para que las personas que no están implicadas en los trabajos no tengan acceso a ella.

Así se desprende del ‘Cuaderno de recomendaciones para el mantenimiento y reparación de vehículos híbridos y eléctricos’ elaborado por la Asociación Nacional de Vendedores de Vehículos a Motor, Reparación y Recambios (Ganvam) junto con la Asociación Empresarial para el Desarrollo e Impulso del Vehículo Eléctrico (Aedive).

Este documento incluye una serie de recomendaciones para adecuar los talleres teniendo en cuenta todo el mapa de riesgos que derivan de la electromovilidad. También es la base de los programas de formación que tendrán que llevar a cabo los operarios y los jefes de taller.

De esta manera, Ganvam y Aedive recomiendan a los talleres que, una vez se haya recibido un vehículo eléctrico o híbrido al que se le vaya a realizar una reparación o un mantenimiento que no afecte al sistema eléctrico de propulsión, se deberá habilitar una zona específica para el mismo, que no tendrá por qué ser una instalación fija, sino una zona provisional separada del resto del taller, acordonada y con señalización que indique que se trata de un modelo eléctrico.

Sin embargo, en el caso de que la reparación del coche ‘cero emisiones’ esté relacionada con la motorización o el cambio de algún elemento del sistema eléctrico, el modelo tendrá que trasladarse a una zona permanente para este tipo de vehículos.

“Esta zona tendrá que estar claramente separada del resto del local, señalizada en el suelo además de acordonada como en el caso anterior, de forma que solo pueda acceder a dicho espacio el personal autorizado”, subrayan desde Ganvam y Aedive.

FORMACIÓN DE EMPLEADOS Y PROTECCIÓN

Ambas asociaciones destacan la importancia de la formación de los profesionales para adaptarse a la llegada del coche eléctrico y también han puesto el foco en los diferentes elementos de protección necesarios para evitar que esta nueva tecnología pueda ocasionar cualquier tipo de lesión.

Entre los objetivos de la formación se encuentran el conocer las características y los tipos de vehículos híbridos y eléctricos existentes; conocer sus componentes, su descripción y su funcionamiento; conocer las precauciones en la manipulación de este tipo de modelos; conocer los peligros de la electricidad, así como ser informado de qué hacer en caso de accidente o incendio.

En cuando a los equipos de protección de los operarios de un taller, por lo general todo el cuerpo del operador deberá estar protegido contra los riesgos de contacto con una parte eléctrica. También se recomienda no usar objetos o colgantes de metal en las muñecas o alrededor del cuello.

Zapatos de seguridad, herramientas aislantes, guantes aislantes, también deberán formar parte de la indumentaria habitual en un taller, según recoge el estudio.