Todo el mundo desea que su vida sea agradable desde que nace hasta que fallece. Pero las enfermedades ocurren y una de las peores, y que se potencia cada año, es el cáncer de pulmón, a pesar de que cada vez son más los que dejan de fumar.

Sin embargo, no solo el tabaco aumenta el riesgo de cáncer, hay muchas más sustancias que inciden en su probabilidad.

¿Qué es el cáncer de pulmón?

Tener un tumor en el pulmón implica que las células que tenemos crecen sin control pudiendo invadir tejidos y órganos y hacer que se transformen en algo malo (de ahí el nombre de células tumorales). Cuando estas atacan a los órganos sanos, se produce un cáncer de pulmón.

Y el comportamiento de las células puede acelerarse, o potenciarse, con la exposición a diferentes sustancias como son las que vamos a ver a continuación.

8. Polvo de la madera

Polvo de la madera

Esto afectaría sobre todo a trabajadores de la madera, como los carpinteros, ebanistas, etc. Pero de alguna forma también podría afectar a las personas que tienen muebles de madera (por ejemplo, si tienen termitas que acaban comiéndose el mueble y dejando polvillo).

El polvo de madera es algo que aparece cuando se trabaja con la madera, ya sea en los aserraderos, en la fabricación de los muebles, etc.

Las personas expuestas inhalan el polvo que se deposita en la garganta o en las vías respiratorias haciendo que haya una mayor exposición a la enfermedad. Por eso, se suelen instalar recolectores y ventilación cerca de las máquinas que generan ese polvo, además de utilizar medidas para evitar respirar ese aire (como mascarillas).