Supervivientes 2019

Todos los años Supervivientes pone a prueba a sus concursantes con un test de cultura general. Según los resultados obtenidos durante la prueba, cada grupo va a uno de los tres sectores de la playa abiertos para el concurso. Sin embargo, lo que parecía una prueba sencilla, se convirtió en un momento vergonzoso para el programa. Los concursantes no sabían nada. De hecho, nada hasta niveles preocupantes.

Parece que al programa le guste poner en ridículo a sus concursantes para atraer a su público mediante el morbo. Pero lo cierto es que, en esta ocasión, no parecía que el equipo de Superviviente lo hubiera hecho a posta. Las preguntas eran tan fáciles que la indignación llegó hasta las redes. Los espectadores no daban crédito ante lo que estaban presenciando. Para el próximo año esperamos que los personajes de la prensa del corazón reciban clases de recuperación, nivel primaria, para enfrentar el cuestionario.

Prueba de cultura, equilibrio y velocidad en Supervivientes

SupervivientesLos concursantes se jugaron su próxima localización enfrentando una prueba por equipos. El circuito era fácil de superar. Lara Álvarez haría una pregunta de cultural general. Ellos debían escribir la respuesta en su pizarra y guardarla en su mochila. A continuación, tenían que recorrer una barra de equilibrio, pasar una red baja a ras de suelo y llegar a la meta, donde darían la respuesta.

La teoría parecía fácil, pero en el momento en el que la copresentadora dio la primera salida, la prueba se convirtió en un patio de colegio. La mayoría de las respuestas que dieron fueron incorrectas.  Algunos no llegaron a escribirlas y otros no llegaron ni a pensarlas. El cuestionario quedó en un segundo lugar para los participantes, que solo se preocuparon por recorrer el circuito. Para colmo, los concursantes no respetaban las sencillas normas del juego y Álvarez se vio obligada a dejarse la voz y la paciencia durante los 15 minutos que duró la prueba.