Los proveedores chinos de equipos de telecomunicaciones Huawei y ZTE no podrán participar en el despliegue de la infraestructura 5G que llevará a cabo Suecia, que en noviembre celebrará las primeras subastas de espectro, como consecuencia de las preocupaciones sobre la seguridad nacional suscitadas ante la posible influencia del Gobierno chino en ambas empresas.

De cara a las subastas de frecuencias que darán comienzo el próximo mes de noviembre, la Agencia Nacional de Correos y Telecomunicaciones de Suecia ha seleccionado a las operadoras Hi3G Access (Tre), Net4Mobility (Tele2 y Telenor), Telia Suecia y Teracom en un procedimiento en el que, además del examen formal de solicitudes, se han realizado consultas con las fuerzas armadas y las agencias de seguridad suecas con el propósito de garantizar que el uso de la infraestructura no pone en peligro la seguridad de Suecia.

En este sentido, la autoridad sueca de telecomunicaciones ha señalado que tanto ZTE como Huawei con empresas tecnológicas chinas en las que no se puede descartar la posible influencia de Pekín.

Tras conocer la noticia, Huawei ha expresado en un comunicado su “sorpresa” y “decepción” al conocer la decisión del regulador

“La influencia del Estado de partido único sobre el sector privado del país implica fuertes presiones para que las empresas actúen de acuerdo con los objetivos estatales y las estrategias nacionales del PCCh”, ha afirmado la agencia a la hora de justificar su veto a los proveedores chinos, añadiendo que en dicho contexto las fuerzas de seguridad de Suecia consideran que el Estado y el servicio de inteligencia chino “pueden influir y ejercer presión” sobre Huawei y ZTE.

En el caso de Huawei, la autoridad sueca ha tenido en cuenta que la posibilidad de que Estados Unidos imponga más restricciones comerciales a la compañía tenga un impacto negativo en la capacidad a largo plazo de esta para diseñar y fabricar los productos necesarios para las futuras redes 5G, reduciendo de forma sustancial la capacidad de Huawei de cumplir con la entrega de productos críticos.

De este modo, la nueva instalación e implementación de funciones centrales para uso de radio en las bandas de frecuencia adjudicadas no podrá realizarse con productos de los proveedores chinos Huawei o ZTE y en el caso de infraestructuras existentes que se vayan a usar para la prestación de servicios en las bandas de frecuencia relevantes se deberá completar la eliminación gradual de los productos de Huawei y ZTE antes del 1 de enero de 2025.

De su lado, Huawei ha asegurado que es una empresa privada “propiedad 100% de sus empleados. “No hay ningún hecho que apoye las acusaciones de que Huawei representa una amenaza para la seguridad. Consideramos que la exclusión de Huawei se basa únicamente en presunciones sin fundamento, injustas e inaceptables”, ha replicado la empresa china.

El pasado mes de junio, las autoridades del Reino Unido ordenaron a los operadores de telecomunicaciones que retiren completamente cualquier equipamiento de Huawei en sus redes de 5G antes de finales de 2027 debido al impacto de las últimas sanciones impuestas por Estados Unidos (EEUU) al fabricante tecnológico chino.

“Esperamos que el gobierno sueco reconsidere su decisión desde la posición de mercado justo y abierto que siempre ha mantenido”, ha apostillado Huawei.