Spotify
Daniel Ek

El cofundador y CEO de Spotify, Daniel Ek, pondrá de su bolsillo 1.000 M€ de euros para invertir en startups europeas. En concreto en ‘moonshots’, proyectos que están en una fase tan temprana que tienen muchas dificultades para captar capital riesgo.

Así lo ha expresado este jueves el rostro visible de una de las empresas tecnológicas más importantes de Europa en el marco de un evento digital (Node by Slush). Ek ha querido dejar muy claro que se trata de una apuesta personal que saldrá de su patrimonio personal, sin que tenga nada que ver con los negocios de Spotify.

El CEO de la popular plataforma de música asume que uno de los grandes retos para las startups más pequeñas es el acceso al capital; por eso, y conociendo el ecosistema emprendedor en primera persona, quiere llevar a cabo esta arriesgada apuesta. Su intención, tal y como ha relatado, es que una vez ejecute su inversión participen empresarios, inversores e, incluso, las propias administraciones públicas.

Uno de los motivos que ha expuesta para rascar su bolsillo es que Europa necesita tener cuando antes empresas innovadoras de mayor tamaño. Por eso, también asume que si los problemas que enfrenta la sociedad cada vez son más complejos, y ahora mismo los vive de primera mano, deben intervenir en el proceso inversor la mayor cantidad de actores que tengan capacidad para desarrollar los futuros proyectos.

SPOTIFY, UN EJEMPLO

Esta aventura, que corre íntegramente a cargo del patrimonio de Daniel Ek, pone a prueba su capacidad como empresario e inversor. Cabe recordar que el cofundador de Spotify consiguió mantener su empresas en 2018 ante de que saliera al mercado. Un movimiento que recalca en su discurso.

Y es que el CEO de Spotify ha confesado que se siente frustrado cuando los emprendedores europeos renuncian a sus proyectos en fases muy tempranas dando por buena la venta de sus empresas. Por eso, cree que se deben crear compañías con mayor estructura y que permita desarrollar las organizaciones sin la necesidad del ‘exit’.

Sobre la inversión, no se trata de startups concretas sobre las que Ek quiera invertir, sin que busca nichos genéricos como la biotecnología o la energía. De hecho, la intención sería que no fueran startups que desarrollen una actividad relacionada con el entretenimiento como es el caso de Spotify.

De esta manera, Daniel Ek aumentará su actividad inversora que, desde 2016, ha incrementado su capacidad. Por ejemplo ya lo ha hecho en el ámbito inmobiliario, así como empresas del ámbito de la salud. Que haya suerte para los afortunados.