Sony

Desde hace meses hay un sostenido runrún sobre la incapacidad que están mostrando los fabricantes de tecnología móvil para incorporar novedades que llamen la atención de los usuarios. La tasa de renovación de dispositivos ha bajado, y Sony sabe cómo poner freno.

Ahora la gente espera más tiempo para tener móvil nuevo. No merece la pena cambiar de terminal con cada generación de una marca. Apenas hay innovación. Y lo que hay llega en modo de software a través de aplicaciones. Por este motivo, desde Sony creen que ha llegado el momento de dar un paso: y el 3D tiene la clave.

Así, el mayor fabricante de chips de cámaras utilizados en teléfonos inteligentes está aumentando la producción de sensores 3D de próxima generación. Pero no lo hace solo por el interés general de agitar el mercado, es que Apple está muy interesada en aplicar este tipo de tecnología y ya ha llamado a las puertas de Sony para que acelere el ritmo.

Microsoft

Microsoft y Amazon se juegan el negocio millonario de la nube

El negocio de los servicios en la nube pública mueve más de 150.000 millones de dólares para las empresas que se reparten el pastel....

Así, según el responsable de esta división a nivel global, Satoshi Yoshihara, estos chips en los que trabajan se instalarán en las cámaras frontales y posteriores de modelos de varios fabricantes de móviles 2019. Para ello, Sony comenzará la producción en masa a finales del verano para satisfacer la importante demanda que se avecina de este tipo de chips. Y, pese a que Yoshihara no ha querido pronunciarse sobre el volumen de negocio, estima que el negocio del 3D ya está operando de manera rentable y se reflejará en los resultados del año fiscal que comienza en abril.

SONY VE UN MERCADO ALCISTA

La necesidad de cambio que ha detectado Sony es algo que toda la industria percibe. El hecho de que los usuarios tarden más en renovar sus equipos es un problema para un sector que se ha acostumbrado a vender por encima de sus posibilidades. Así, la compañía de origen japonés quiere que el 3D sea la gran revolución. Incluso, ha comenzado a proporcionar kits de herramientas de software a desarrolladores externos para que puedan experimentar con los chips y crear aplicaciones que generen modelos de caras para la comunicación u objetos virtuales para compras por internet.

Desde Sony asumen que si fue la cámara de fotos la que verdaderamente ha revolucionado el uso del móvil, deberá ser precisamente a través de ella donde los usuarios vean la necesidad de cambiar de equipo este año o el siguiente, y no saltarse un par de generaciones.

UN MERCADO COMPETITIVO

Pero Sony no es la única que quiere pillar tajada. Los nipones controlan aproximadamente la mitad del mercado de chips de cámaras y suministra a clientes como Apple, Google y Samsung; además de Huawei, que está empleando las cámaras 3D de Sony en los modelos de próxima generación, según fuentes de Bloomberg.

Vodafone

Vodafone se la juega con Xiaomi en su acelerón del negocio móvil

Xiaomi está de moda. Desde hace varios meses todos los operadores de telefonía se han acercado al fabricante chino para tener acuerdos en exclusiva...

Ahora bien, Sony tendrá enfrente a competidores como Lumentum y STMicroelectronics NV que ya están encontrando usos concretos para sensores 3D, como desbloqueo de teléfonos a través del reconocimiento facial o medición de la profundidad espacial para mejorar el enfoque cuando se toman fotos por la noche.

De todas formas, en Sony sacan pecho y aseguran que su tecnología difiere del enfoque de “luz estructurada” de los chips existentes, que tienen limitaciones en cuanto a precisión y distancia. Sony usa un método llamado ’tiempo de vuelo’, que envía pulsos de láser invisibles y mide el tiempo que tardan en rebotar, lo que, según ellos, crea modelos 3D más precisos y funciona a distancias de cinco metros.

Pese a todo, aún no se ha probado la demanda de la tecnología de Sony, y queda por ver si el interés del consumidor en 3D será suficiente para sacar el mercado de los teléfonos móviles de su parón.

Comentarios