El pasado jueves se celebró en medio mundo el ‘Single Day’ y los datos demuestran que cada vez hay más solteros que se emancipan solos, sin esperar a tener pareja y pueden ser autosuficientes. Así, 7 de cada 10 solteros se decantan por el alquiler siendo el motivo más habitual, y más obvio, la incapacidad para obtener un préstamo hipotecario.

El mercado inmobiliario pone el foco en este segmento y, según los últimos datos de Fotocasa Research, el soltero demandante de vivienda en España actualmente es mayoritariamente una mujer (64% frente a un 36% de hombres), entre 25 y 34 años (48%), de clase media (28%) y que busca emanciparse porque todavía vive con sus padres (56%).

Sin embargo, estos rasgos tienen ciertas diferencias con respecto al demandante de vivienda en general, que se trata de un perfil con un mayor equilibrio de hombres (45%) y mujeres (55%), que tiene de media nueve años más (42 años), y en el que el hogar está mayoritariamente compuesto por la pareja y los hijos además del propio encuestado (31%).

PRODUCTO ATRACTIVO PARA SOLTEROS

El estudio excluye a los solteros que tienen pareja de hecho y a quienes conviven de forma estable con su pareja, aunque no se hayan casado. Los datos desvelan que, en los últimos 12 meses, un 32% de los solteros mayores de 18 años realizó alguna acción en el mercado. Lo que se sitúa en cinco puntos porcentuales por encima de lo que obtiene el conjunto de la población mayor de 18 años (27%).

“Es importante que exista producto atractivo en el mercado para este perfil de comprador o arrendatario, ya que representan un porcentaje elevado de los activos en el mercado inmobiliario. Además, hay que remarcar que los solteros son mucho más activos en el mercado del alquiler, aunque tienen una mayor intención de compra a futuro que el resto de la población. Por esto, es necesario que existan productos financieros específicos para gente que quiere hacer frente a la compra de vivienda en solitario ya que también ellos van a representar una parte importante de la recuperación y el dinamismo del sector inmobiliario en los próximos meses y años”, explica Anaïs López, directora de comunicación de Fotocasa.

Por otro lado, según el estudio, las acciones de los solteros tienen además dos rasgos distintivos. Por un lado, la incapacidad de concretar en operaciones sus búsquedas: un 10% de los solteros mayores de 18 años han buscado vivienda para comprar sin éxito en el último año; mientras que el 9% ha intentado alquilar una casa sin conseguirlo. Por otro, su apuesta mayoritaria por el arrendamiento: los solteros que buscan sólo en el mercado del alquiler (58%) son el doble que los que buscan únicamente en el de compraventa (29%).

En este sentido, también hay un 13% de ellos que participa en ambos mercados. Para hacerse una idea: entre los casados las proporciones prácticamente se invierten, con un 56% de los demandantes buscando para comprar y un 33% pretendiendo alquilar.

DISTRIBUCIÓN DE ESTE PERFIL

Los solteros tienen una mayor intención de compra que el resto de los particulares mayores de 18 años con otros estados civiles. De hecho, sólo un 34% de ellos descarta la compra de vivienda a medio o largo plazo, un porcentaje que asciende al 50% entre los casados y el 55% entre los separados y divorciados.

Así, en un plazo de dos a cinco años, el 29% de los solteros prevé comprar una vivienda, y en un horizonte temporal más amplio son un 38% los que tienen la intención de adquirir un inmueble. Sin embargo, entre los casados, estas cifras descienden hasta el 18% y el 31% respectivamente.

Para las personas solteras que tienen intención de comprar una vivienda, las principales barreras para ponerse a buscar ahora son: una situación económica y laboral que no les permite acceder a financiación (55%), no tienen suficiente dinero ahorrado (44%), tienen otras prioridades o gastos (30%) o los precios no encajan con su presupuesto (25%).

Por último, entre los solteros que descartan totalmente la compra (incluso en el futuro a largo plazo), los motivos son similares: en el 42% de los casos tiene que ver con la situación económica y laboral, y en 21% con la imposibilidad de encontrar algo ajustado a su presupuesto.