Las energías renovables han ido ganando terreno en nuestro país. Tras numerosos trámites y problemas a los que han tenido que enfrentarse, las fuentes que apuestan por el autoconsumo se han abaratado y abierto a un mercado rebosante de oportunidades. Sin embargo, todavía existe un gran desconocimiento en lo que a energías renovables se refiere. Por ello, vamos a analizar en profundidad en qué consiste la energía solar y cuál es el coste de la instalación fotovoltaica en España.

¿Qué es la energía fotovoltaica?

La conocida como energía solar fotovoltaica es una energía limpia producida gracias a la radiación de la luz del sol, la cual es utilizada para generar energía que es empleada por el ser humano.

Para poder aprovechar esta radiación solar es necesario instalar paneles fotovoltaicos. Estos, gracias al material con el que están fabricados, absorben las partículas del sol y producen energía.

Ventajas y desventajas de la energía solar

Antes de entrar en otras cuestiones, es importante tener claro qué ventajas e inconvenientes presenta este tipo de energía. Lo cierto es que, en un mundo en el que los recursos naturales como el petróleo o el gas son cada vez más escasos, países como España pueden aportar energía gracias a los paneles solares.

Ventajas de la energía fotovoltaica

  • Su fuente de energía es la luz del sol, un recurso inagotable.
  • No genera residuos en el entorno. Es una energía limpia.
  • Es modular, por lo que se adapta a las demandas del usuario. Podemos encontrar grandes extensiones de terreno con numerosas placas o pequeñas empresas que las utilizan para el autoconsumo.
  • Suponen una beneficiosa inversión a largo plazo, pues su mantenimiento es económico.
  • Es versátil, ya que se adapta a estructuras nuevas o antiguas.

Desventajas de la energía fotovoltaica

  • Requiere una inversión inicial.
  • Las mejores zonas para instalar los paneles fotovoltaicos es a las afueras de las ciudades, en terrenos amplios y extensos.

Costes de la energía solar

Ahora vamos a profundizar en la cuestión del precio. Hace una década, la energía solar estaba penalizada en nuestro país mediante numerosos y costosos impuestos que la hacían inviable para el autoconsumo. Sin embargo, en los últimos años, y gracias a normativas como el RDL 15/2018 y el RD de Autoconsumo, en la actualidad España se ha puesto al mismo nivel que otros países europeos.

Precio de la energía solar

Desde Solarfam, una empresa dedicada a la implantación de energías renovables, lo tienen claro: “La energía generada por la tecnología fotovoltaica es ya más económica que la energía generada por plantas de combustibles fósiles”. Y es que, como señalan desde esta empresa, este tipo de energía renovable es la que “más ha reducido sus costes en la última década”, con hasta un 77% de caída en el precio entre los años 2010 y 2018. A ello se suma las esperanzadoras expectativas. Así, Bloomberg New Energy Finance calcula que el precio en la instalación de este tipo de energía seguirá disminuyendo durante esta década y alcanzará un 34% de caída. Se trata, por lo tanto, de toda una revolución.

Las razones de que sus costes cada vez sean más reducidos se debe a diferentes factores: por un lado, los módulos fotovoltaicos han reducido drásticamente su precio (incluso un 90% desde 2010); por otro, los costes operativos son cada vez menores gracias a la mejora de los materiales y los planes de mantenimiento que ofrecen actualmente las empresas, más competitivos que años anteriores.

El coste operativo y la inversión a largo plazo

La principal razón por la que muchos usuarios no acaban de lanzarse a la energía solar y el autoconsumo tiene que ver con la instalación inicial. Lógicamente, la instalación de los paneles implica inversión, a la cual debemos añadir el coste operativo, es decir, el mantenimiento y posterior mejora que implica la apuesta por la energía solar.

Aunque el coste operativo afecte a varios elementos (módulos, estructura, cableado, protección), lo cierto es que supone una inversión a largo plazo. La electricidad en España ha pasado por numerosos altibajos y subidas poco razonables de precio. A ello se suma la paulatina llegada de la energía solar aplicada a la movilidad (coches y otros medios de transporte eléctricos), una realidad imparable.

Para paliar los costes operativos, la contratación de un plan de mantenimiento es indispensable. Estos planes permiten cuidar la instalación y evitar daños mayores, ya que, según organismos como el International Centre for Settlement of Investment Disputes (ICSD), un módulo fotovoltaico y su estructura pueden tener una vida de entre 20 y 35 años.

Además, lo que en otros países se convierte en una desventaja, como la necesidad de grandes extensiones de terreno con una alta radiación, en España es una oportunidad de negocio gracias a la extensión de nuestro territorio y la luz solar de la que disponemos.

La energía solar es una realidad aplicable a hogares y empresas. Además de un ahorro medioambiental, a largo plazo supone un ahorro económico importante y la apuesta por las energías del futuro.