SOCIMIs

Las socimis representan el 2% del PIB español y han repartido 1.394 millones de euros en dividendos entre sus accionistas cuando cumplen una década de su nacimiento, aunque no comenzaron su actividad hasta la reforma de la ley en 2012.

Una sociedad cotizada anónima de inversión en el mercado inmobiliario (socimi) es un vehículo de inversión que debe contar con una cartera de inmuebles de los que al menos el 80% se dedique al alquiler. Esta figura nació en Estados Unidos en los años 60 (conocido bajo la denominación Reit) y décadas después se instaló en Europa.

La creación de este tipo de sociedades inmobiliarias no ha dejado de crecer en España desde 2012. En la Eurozona el número de vehículos homologables a las socimis al cierre del primer trimestre de 2019 alcanzaba las 141 compañías con un valor de mercado de 140.000 millones de euros. España aporta la mitad de las compañías (72) pero solo el 19% del valor bursátil en el ámbito de la zona Euro, lo que indica el menor tamaño medio de los vehículos españoles frente a sus homólogos europeos.

Vivienda

Cataluña es la comunidad donde más baja el precio de la vivienda usada

Cataluña ha sido la comunidad autónoma española donde más ha caído el precio de la vivienda de segunda mano en el tercer trimestre del...

La capitalización bursátil de las socimis en España ha pasado de apenas 105 millones de euros en 2013 (solo había dos empresas de este tipo) a los 22.372 millones de euros en 2018 (73 sociedades), según el estudio “Socimis. Estabilidad e inversión en el sector inmobiliario. Informe de Mercado 2019” presentado recientemente por BME y JLL. Eso sí, lejos de nuestros vecinos europeos. Por ejemplo, la capitalización bursátil de las SOCIMIs españolas fue de 33.400 millones de dólares en 2018, lejos de Alemania (112.930 millones de dólares), Reino Unido (91.700 millones de dólares) o Francia (63.030 millones de euros).

En poco más de seis años, los mercados españoles gestionados por BME han acogido 73 socimis, con un volumen de inversión inmobiliaria total actual cercano a los 50.000 millones de euros a cierre de 2018.

Actualmente cotizan en el mercado continuo de la Bolsa española cuatro SOCIMIs, Inmobiliaria Colonial, Merlin Properties, Lar España y Árima Real Estate. Las otras 67 se negocian en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB). Entre el 1 de enero y el 30 de septiembre de este año, las SOCIMIs cotizadas en Bolsa han registrado un ascenso del 22,79%, que sería del 26,13% si se hubiesen reinvertido los dividendos repartidos durante el primer semestre del año. El Ibex 35 ha subido un 8,12% en el mismo periodo.

El director gerente del MAB, Jesús González Nieto, destacó en la presentación del informe que “las socimis han ejercido una importante función como dinamizadores del sector inmobiliario en un momento delicado y creemos que seguirán mostrando un gran dinamismo en el mercado en los próximos años”.

LAS SOCIMIS CATALANAS SACAN PECHO

Dentro del ámbito nacional, hay 15 registradas con domicilio social en Cataluña. Acumulan un volumen de inversión inmobiliaria total (GAV) en diciembre de 2018 cercano a 14.100 millones de euros. Por tanto, suponen cerca del 29% del total del valor bruto de activos inmobiliarios en mercados de las socimis españolas.

En Cataluña, los ingresos por rentas crecieron en 2018 un 31% – frente a un 23% de incremento en el resto del territorio-, hasta los 450 millones de euros. Una tendencia que también se vio reflejada en el beneficio de explotación (Ebitda). Creció un 30% hasta los 291 millones de euros en el mismo periodo. Sin embargo, apunta el informe de BME y JLL, los beneficios netos de las socimis con domicilio social en la comunidad autónoma catalana alcanzaron los 666 millones de euros, un 36% menos que el periodo anterior.

Para la directora general de la oficina de JLL en Barcelona, Vanesa Carceller, “estos vehículos ofrecen muchas ventajas y, aunque han protagonizado varias operaciones los últimos años, el mercado catalán tiene margen para asumir la entrada de más socimis“. “Sin duda -añadió- ayudarán a fomentar una mayor dinamización del sector, propiciarán más operaciones, a la atracción de capital y brindarán mayores oportunidades de inversión en activos inmobiliarios en Cataluña”.