Una sociedad que está cada vez más en expansión en todo el mundo y que está más consolidada es de casas de apuestas en línea y el mundo de los deportes. No solo en Europa y Estados Unidos – donde están basadas las agremiaciones y atletas más bien pagados en el mundo – como de manera creciente en otros continentes, como Sudamérica, clubes de fútbol, por ejemplo, están concertando con gigantes del medio de apuestas como Bet365 o Bwin acuerdos con cifras altísimas y ventajosas para todos. Camisas y otros trajes ya poseen estampadas las marcas de estas empresas.

Aunque no haga los números exactos, es estimado que el total en apuestas en todo el mundo a través de los más de 200 bookmakers internacionales ya tenga llegado a algo alrededor de US$700 mil millones al año y 700% de este montante se refieren a apuestas de juegos de fútbol, demostrando la importancia y admiración que el deporte más popular del mundo ha ganado en el ramo de apuestas.

Si aún existía algún miedo y incertitud con relación a la asociación fútbol-apuestas, el tiempo y la tecnología han ayudado a disminuir este temor. El crecimiento del mercado y la tecnología están ofreciendo más comodidad y eficiencia a los usuarios y la reglamentación de la actividad en diversos mercados ha ayudado a superar las últimas resistencias.

La Bet365 – casa de apuestas más grande del mundo – sirve como un seguro referencial para quien desea saber sobre la seguridad en el medio. Establecida hace 20 años, con sede en el Reino Unido y con alrededor de 5 mil colaboradores en diferentes oficinas por el mundo, esta casa tiene reglamentación en diferentes sitios y certificación internacional de seguridad en el exigente ambiente de apuestas de Gibraltar. El sitio de la empresa también es de fácil navegación y las ofertas a los participantes están más atractivas.

Otra preocupación que aun existe entre los más críticos de los patrocinios de bookmakers en el mundo de los deportes es la cuestión del riesgo de ganar o perder, lo que, según ellos, puede generar adicción al juego. Hay que enfatizar que apenas jugadores mayores pueden catastraren en los sitios y jugaren garantizado por un protocolo de datos necesarios para efectuar el registro.

La Bwin, con sede en Austria y presente en más de 25 mercados, es otra casa de apuestas bien establecida y que ha actuado a favor de más respeto a los deportes y la seguridad en los juegos. Todos los iniciantes deben disponer sus dados y valores de forma segura para garantizar la integridad del jugador. Las principales casas de apuestas ofrecen promociones de bienvenida y bonus a los iniciantes y otras informaciones adicionales para ayudar a los novatos a apostar con más precisión y riqueza de conocimiento.

Mercados tradicionalmente conservadores en relación a apuestas están más flexibles y abiertos a las apuestas. Un ejemplo ocurre en Brasil, en que en 2018 una nueva reglamentación fue aprobada legalizando la actividad y permitiendo a los clubes de fútbol a disponer de patrocinio de los bookmakers. Solo en 2019, 13 de los 20 clubes de la primera división del fútbol brasileño disponían en sus camisas las marcas de las casas de apuestas, incluyendo clubes tradicionales como Vasco da Gama, Flamengo y Palmeiras. La opción por sociedades, como ocurre con el RB Bragantino, también aparece como una alternativa provechosa. El pequeño club ha llegado a la primera división este año después del aporte financiero de la gigante del ramo de bebidas de Austria.

En el millonario mercado inglés, la presencia de casas de apuestas está creciendo. La Bet365, por ejemplo, ya patrocina el Stoke City y la Bwin ya obtuvo sociedades con los inmensos Real Madrid y Milan.

Las asociaciones deportivas con el mundo de apuestas están consolidadas por el mundo y aparentemente es una cuestión de tiempo para que más agremiaciones se interesen por el ramo. Ahora es su vez de analizar la mejor casa de apuestas y entrar en ese fascinante y divertido ramo.