Aluvión de solicitudes y alegaciones. Negociaciones a varias bandas con mucho ruido de fondo. Y un denominador común: SNCF o la ya conocida como ‘Renfe francesa’ –por sus similitudes con la empresa pública española–. Esta ya anunció en marzo su intención de entrar a competir tras la liberalización del sector ferroviario en España prevista en diciembre de 2020. Y desde entonces, compañías como Acciona o Globalia –entre otras– se han mostrado interesadas en tenerla como aliada. ¿Por qué?

Principalmente porque es el competidor más fuerte. Y un rival a batir que es mejor tener como socio. De hecho, fuentes del sector aseguran que ninguna empresa podría competir en solitario y puestos a forjar alianzas, nadie mejor que esta. SNCF se encuentra en la misma posición que Renfe como empresa pública que mantiene un monopolio que en Francia también se romperá. Además, conoce el funcionamiento del mercado español y cuenta con una serie de acuerdos que ayudarán a crear el futuro del transporte ferroviario conectado a otros medios de transporte.

Desde que SCNF anunció su intención de entrar en el mercado español a competir con Renfe, varias empresas, como Globalia y Acciona, han mostrado su interés por aliarse

SNCF (Sociedad Nacional de Ferrocarriles Franceses, en español) es una empresa de servicios públicos propiedad del Estado francés con una misión comercial e industrial (EPIC). Es la segunda empresa ferroviaria de la Unión Europea tras la alemana Deutsche Bahn (también interesada en entrar en el mercado español). Transporta 14,4 millones de pasajeros diariamente y cuenta con seis líneas de negocios diferenciadas, entre ellas la de largas distancias. Y aquí es de donde le viene sus conocimientos del sector ferroviario europeo en general y, en particular, de España.

La empresa francesa opera en alta velocidad en Reino Unido a través de Eurostar, en Países Bajos con Thalys, en Suiza con Lyria, en Alemania con Alleo y en España con Elipsos. Esta filial coordina el proyecto de alta velocidad franco-español entre Renfe y SNCF. Asimismo, desde diciembre de 2010, fecha de la puesta en marcha del tramo Perpiñán-Figueras a través del túnel del Pertús, Elipsos gestiona la comercialización de los trenes de alta velocidad, bajo la denominación comercial Renfe-SNCF en Cooperación.

De hecho, la ‘Renfe francesa’ casa con el modelo de intermodalidad que la empresa ferroviaria española está explorando. Su plan es convertirse en un operador de movilidad integral adaptada a la competencia y con las puertas abiertas a llega a alianzas con otros medios de transporte. En Francia, Blablacar compró la empresa de autobuses francesa Ouibus, perteneciente a la compañía ferroviaria pública francesa SNCF, quien además es accionista de la plataforma de coche compartido (por lo que se mantiene en el accionariado). En nuestro país Oibus tiene acuerdos con Alsa lo que abriría la puerta a la intermodalidad también en nuestro país.

EL INTERÉS DE GLOBALIA, ACCIONA Y ALSA

A principios de semana, Globalia confirmó negociaciones con potenciales socios, entre ellos la empresa francesa, según adelantó ‘Expansion’. Sin embargo, no es la primera ni la última. Acciona –quien se sumó al proyecto Intermodalidad del Levante (Ilsa), la empresa creada por los dueños de Air Nostrum­– ya confirmaron contactos. Desde SNCF afirman a MERCA2 que “las negociaciones están en curso y no pueden avanzar nada más”.

Aena refuerza su negocio comercial: lanzará 440 concursos de tiendas hasta 2021

La empresa pública Aena sigue con su plan estratégico en marcha, con especial hincapié en la parte inmobiliaria; pero sin descuidar otra...

Por su parte, desde Alsa reconocen a este medio que “mantiene conversaciones con distintos actores implicados en el mismo”, y que seguirán haciéndolo. La empresa ferroviaria ha manifestado su interés por estar presentes en el transporte ferroviario. De hecho, como ocurre con otros competidores, disponen de Licencia de Operador Ferroviario y del Certificado de Seguridad necesarios para operar. Además, “desde 2017 operamos Trenes Turísticos (entre ellos el Tren de Felipe II entre Madrid y El Escorial) y contamos con el know how ferroviario del Grupo National Express, que nos aporta un valor diferencial”, señalan.

ADIF AMPLIARÁ EL PLAZO DE SOLICITUDES

Dado el aluvión de alegaciones de empresas al borrador del modelo de adjudicación de Adif (lanzado en abril) y a la espera del documento de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), Adif confirma a MERCA2 que está barajando ampliar la fecha (establecida en el 31 de julio) para presentar solicitudes de participación. “Esperamos que a finales de julio todo esté cerrado y, a partir de ahí, se abrirá un proceso de tres meses para que las empresas presenten solicitudes”, afirma desde el gestor público. Es decir, se alargará hasta octubre.

Este primer modelo de liberalización contempla las líneas de alta velocidad a las que se abrirá la competencia: la que une Madrid con Barcelona hasta la frontera con Francia (y Valencia-Barcelona cuando se abra línea); la que une Madrid con Levante (Valencia y Alicante) y el corredor Madrid-Toledo-Sevilla-Málaga. Adif diseñó tres opciones de paquetes con contratos con concesiones a 10 años.

El paquete más grande (tipo A) está diseñado para que el operador circule con tres trenes a la hora por sentido. En el segundo paquete (tipo B), la frecuencia baja a un tren por sentido y hora. El tercer paquete (tipo C) está pensado para empresas especializadas en un corredor o para el low cost, con un tren por sentido cada tres horas.