SNCF

Renfe ya ha comenzado la cuenta atrás para despedirse de su monopolio en el sector de la Alta Velocidad. El operador francés SNCF se estrenará en las líneas de alta velocidad españolas a partir del 15 de marzo de 2021, y viene pisando fuerte con una agresiva campaña comercial en la que ofrece 10.000 billetes a un euro.

Bajo la marca comercial Ouigo, la compañía francesa ha apostado por una temeridad, y es rozar los límites del conocido como ‘dumping fiscal’ que podría conllevar una multa por parte de la Comisión Nacional de los Mercados y de la Competencia (CNMC).

De hecho, MERCA2 se ha puesto en contacto con el ‘superregulador’ para conocer su opinión sobre esta campaña, que consiste en poner a la venta billetes de tren a un precio simbólico de un euro. Pero la entidad ha preferido mantenerse al margen, hasta estudiar bien este hecho.

Las rebajas están bien vistas, sobre todo en época de crisis como la actual, pero este precio simbólico en los billetes no ha sido bien recibido entre las fuentes cercanas a Renfe, que sienten que es una ardua estrategia para absorber a gran parte de los usuarios de este segmento del transporte público, pero sin especificar cuál será el precio final de dichos billetes.

Estas mismas fuentes han explicado a este medio que “luego habrá que ver si este 50% de precio más bajo que prometen es cierto“. Y es que la campaña consiste en que los usuarios el próximo jueves 24 de septiembre podrán adquirir algunos de los 10.000 billetes que la francesa ofrece a un euro si son de los primeros en registrarse a las 18 horas en su nueva web ‘ouigo.com/es’.

Estos usuarios recibirán un bono que podrán canjear por plazas para cualquier de los servicios que lanzarán a partir de marzo, cuyos billetes se podrán adquirir en las próximas semanas a un precio que prometen “será competitivo”.

En este sentido, la consejera delegada de Rielsfera, Hélène Valenzuela, ha explicado que el precio de sus billetes será un 50% más bajo que las actuales tarifas estándar de los servicios de AVE que ofrece actualmente Renfe.

Teniendo en cuenta esta previsión de precios, el ‘Ouigo’ competirá con el ‘Avlo’ de Renfe, aunque existe algunas diferencias entre ambas, como que el francés contará con cafetería en el interior del tren.

LA CNMC YA HA MULTADO A ADIF

La CNMC sigue de cerca a este sector, y en marzo se conocía la sanción por una falta muy grave a Adif por el caso omiso a la advertencia de que el cálculo y la fijación del canon que había realizado no se ajustaba a la regulación vigente.

Así, obligó a Adif a que incluya “bonificaciones” en el canon que cobra por el uso de las vías y las estaciones de tren a Renfe y a sus futuros competidores para “favorecer la consolidación” de las nuevas compañías.

El objetivo es que los operadores trasladen esta rebaja al precio que cobran por los billetes de AVE. La entrada de competencia en el AVE prevé un aumento del 50% del tráfico ferroviario, “pero para que se confirmen estas previsiones es necesario estimular la demanda con distintas medidas, como puede ser la reducción del precio de los servicios de Alta Velocidad”, señalaba la CNMC.

Ahora queda por ver si el ‘superregulador’ se posiciona a favor de esta campaña del operador francés, y no ve competencia desleal en este descuento extremo que ofrece en la compra de sus billetes.

LIBERALIZACIÓN EN MARZO

El 15 de marzo de 2021 es la fecha elegida por el operador francés para debutar en la Larga Distancia española, y lo hará en la línea que une Madrid y Barcelona con paradas en Zaragoza y Tarragona.

La compañía cubrirá este trayecto con el Euroduplex, un tren de Alstom de dos plantas, con capacidad para 509 plazas y con un bar en su interior, comprometiéndose a poner a la venta “en las próximas semanas” billetes económicos capaces de competir con el tren ‘low cost’ de Renfe, Avlo.

Durante el acto de presentación, la compañía ha insistido en que desembarca en España con el objetivo de “popularizar” el tren en el país, con el doble compromiso de garantizar la sostenibilidad y de crear empleo.

En concreto, su debut en la alta velocidad española conllevará la creación de 1.300 empleos, tanto directos como indirectos y en su mayoría indefinidos, y con una fuerte presencia femenina, que ya supone el 52% de su plantilla.

Ante todo, Rielsfera, la filial de la empresa gala que gestionará el negocio en España, pretende que ‘Ouigo’ suponga un “compromiso con el país”, haciendo que la gente que ahora coge el coche, el avión o que directamente no puede viajar, lo haga a través de sus líneas de alta velocidad.

Además del trayecto Madrid-Barcelona, que comenzará a operar el 15 de marzo del año que viene, el operador galo prevé expandir su red “rápidamente” a otras zonas, como son Levante, incluyendo Valencia y Alicante, así como Andalucía y, en concreto, a Sevilla, Málaga y Córdoba.