Renfe

La cuenta atrás ya ha comenzado. En diciembre de 2020 se producirá la tan ansiada liberalización del transporte ferroviario en España. Renfe y Adif llevan desde el año pasado preparándose para la entrada de competencia en función de varios escenarios donde el AVE low cost de la empresa estatal dará el pistoletazo de salida con la venta de billetes en Semana Santa del próximo año. Pero no están solos, estos son las compañías que han mostrado interés en competir.

El primer competidor que saltó a la parrilla fue Intermodalidad del Levante (Ilsa), la empresa creada por los dueños de Air Nostrum para competir con Renfe con un servicio entre Madrid y Montpellier que el Ministerio de Fomento trató de torpedear. La Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMV) finalmente les dio la razón con una resolución en la que consideraba que el objetivo era el tráfico internacional de viajeros.

Más tarde, Acciona se sumó al proyecto para el que, hasta la empresa estatal ferroviaria, SNCF negocia una eventual alianza con Ilsa. De momento no se sabe si finalmente cuajará el acuerdo. Si bien la empresa gala está dispuesta a entrar en el AVE español en solitario.

Norwegian

Norwegian sortea (a medias) la crisis de los aviones Boeing

La aerolínea Norwegian registró unas pérdidas de 1.489 millones de coronas noruegas (155 millones de euros) en el primer trimestre, frente a los números...

De hecho, la “Renfe francesa” casa con el modelo de intermodalidad que la empresa ferroviaria española está explorando. Su plan es convertirse en un operador de movilidad integral adaptada a la competencia y con las puertas abiertas a llega a alianzas con otros medios de transporte. De hecho, desde Renfe aseguran que la idea es que un viajero pueda comprar un billete que incluya varios tipos de transporte.

En Francia, Blablacar compró la empresa de autobuses francesa Ouibus, perteneciente a la compañía ferroviaria pública francesa SNCF, quien además es accionista de la plataforma de coche compartido (por lo que se mantiene en el accionariado).

“Vamos a complementar lo bueno del coche por unir dos puntos entre sí con la eficiencia de un bus en una gran ruta. Y más adelante con el tren”, afirmó en una entrevista en MERCA2 Jaime Rodríguez de Santiago-Concha, general manager de Blablacar para España, Portugal y Alemania de Blablacar. Es decir, una oferta que pone a disposición de su comunidad complementar sus viajes en coche con el autobús primero y, más adelante, con el tren. De hecho, en España Oibus tiene acuerdos con Alsa lo que abriría la puerta a la intermodalidad también en nuestro país.

La empresa francesa también ha cargado contra los intentos de Adif, en este caso, por torpedear la entrada de competencia. Así, sospecha que las reglas que ha impuesto el gestor de infraestructuras Adif persiguen obstaculizar la llegada de nuevos operadores, como la reciente normativa que exige disponer de grandes paquetes de permisos de circulación y tener previamente certificaciones.

LA ALEMANA Y LA ITALIANA

El tercero en discordia –o segundo según cuajen los acuerdos– es la alemana Deutsche Bahn, considerada la empresa ferroviaria más grande de Europa. En principio, su objetivo era saltar al mercado son su filial española Arriva cuyo trayecto Oporto-A Coruña fue validado por la CNMC cuando Renfe también trabó este servicio. No obstante, el grupo ha puesto a la venta esta filial por 3.000 millones de euros; por lo que, de momento, no se sabe en qué condiciones se presentará a competir.

Y el siguiente gran interesado en entrar en el mercado es Italo, el operador ferroviario privado de alta velocidad italiano. En 2008, la francesa SNCF entró en el accionariado de la italiana. Es el operador que menos interés público ha mostrado, pero el modelo italiano interesa. La presidenta de Adif, Isabel Pardo de Vera, señaló su preferencia por la existencia de un “único operador” como ocurre Italia, Austria y Suecia.

Este organismo fue el que presentó en CNMC recientemente su modelo de liberalización. Las líneas de alta velocidad a las que se abrirá la competencia son las que unen Madrid con Barcelona hasta la frontera con Francia (y Valencia-Barcelona cuando se abra línea); la que une Madrid con Levante (Valencia y Alicante) y el corredor Madrid-Toledo-Sevilla-Málaga. Adif diseñó tres opciones de paquetes con contratos con concesiones a 10 años.