Los padres millennials representan el 30% de los consumidores de productos ecológicos y en consecuencia son los principales clientes de Smileat. La startup, que nació hace cinco años de la mano de Alberto Jiménez San Mateo y Javier Quintana, tenía el objetivo de dar un cambio radical al mundo de la alimentación infantil y apostó por producir y comercializar productos 100% ecológicos para los más pequeños de la casa.

La comida ecológica ha despegado con fuerza en los últimos años, pero los fundadores de Smileat descubrieron que la categoría de alimentación infantil no existía en España. “Nos tomamos este reto muy en serio y desarrollamos este nicho de mercado al cual se han ido sumando a lo largo de estos años otras marcas” comentan.

La generación millennials es la más consciente de la importancia de una buena alimentación y por ello, es la que más ha cambiado sus hábitos de consumo, sobre todo cuando se convierten en padres y madres.

NO HAY SECRETO

El éxito de la compañía, que en los últimos meses han disparado un 190% las ventas online, no tiene secretos. Smileat ofrece productos de la máxima calidad elaborados con materias primas procedentes de la agricultura y ganadería ecológica española.

No utilizan espesantes, colorantes, azúcar o sal añadida. Entre sus productos se encuentran papillas o tarritos de comida, además de productos de higiene o infusiones.

Uno de sus puntos fuertes es la innovación, están en búsqueda constante de nuevos productos y envases sostenibles. Además, hace unos meses incorporaron a Didier Suberbielle como Consejero para liderar el desarrollo de su cartera de productos, así como su expansión.

A día de hoy es una marca que se puede encontrar casi en cualquier supermercado, pues está presente en más de 3.500 puntos de venta en España, entre tiendas ecológicas, herbolarios, farmacias, tiendas on-line y grandes superficies como El Corte Inglés, Alcampo o Carrefour, entre otros.

MARCA LÍDER

Smileat se posiciona como la primera marca española en cuota de mercado en alimentación infantil ecológica y la segunda marca de alimentación infantil ecológica en España. Pero la empresa también comercializa sus productos en Francia, Portugal, Letonia, Kuwait y China.

Según los últimos datos ofrecidos por Nielsen, el mercado de la alimentación ecológica crece a un ritmo muy acelerado, en torno al 30% cada año desde hace dos años. Esto se debe al deseo de los consumidores de incorporar productos “bio” a su cesta al percibirlos como más saludables y respetuosos con el medio ambiente.

Igualmente, las previsiones del mercado apuntan a que el consumo de alimentos ecológicos se mantendrá en los próximos años a pesar del decrecimiento de la natalidad, por ello, la compañía tiene previsto cuatro lanzamientos “muy innovadores” en los próximos meses.

A pesar de la crisis económica que sigue a la crisis sanitaria, en los últimos meses la cuota de mercado de alimentación infantil ecológica ha pasado del 13% al 18% dentro del sector de la alimentación infantil.  Y esto les ha llevado a ampliar la plantilla en un 15%.