La firma automovilística Skoda ha anunciado que trasladará la fabricación de la próxima generación de su modelo Superb de la planta checa de Kvasiny a Bratislava (Eslovaquia), donde comenzará a ensamblar el vehículo a partir de 2023 para disponer de una mayor capacidad en la República Checa.

De esta manera, Skoda utilizará este espacio en Kvasiny para aumentar la construcción de sus modelos todocaminos Kodiaq y Karoq, así como para fabricar otro modelo adicional en esas instalaciones.

“Al reubicar la fabricación de la próxima generación del Superb de República Checa a Eslovaquia, Skoda liberará la capacidad necesaria en República Checa para sus planes de crecimiento”, ha subrayado la firma del grupo Volkswagen.

Además, Skoda ha anunciado que la próxima generación del Kodiaq también se seguirá produciéndose en la República Checa.

“Agradecemos las decisiones sobre la planificación del grupo con respecto a la ocupación de la planta. Nos proporcionará la capacidad adicional en la República Checa que Skoda necesita con tanta urgencia para crecer”, ha subrayado el consejero delegado de Skoda, Thomas Schäfer.

En la actualidad, Skoda produce el Kodiaq, el Karoq, el Superb y su versión híbrida enchufable en Kvasiny. La disponibilidad de capacidad adicional le permitirá aumentar el volumen de estos dos todocaminos, que tienen una “gran demanda”, así como ensamblar otro modelo allí. También permitirá reducir los plazos de entrega de sus vehículos.

En otro orden de cosas, el consorcio alemán, al igual que hizo en India, ha nombrado a Skoda responsable del desarrollo de los mercados de Rusia y el Norte de África para todo el grupo.

“Además de la región de India, también gestionaremos los mercados en crecimiento de Rusia y Norte de África. El hecho de que nos hayan confiado estas tareas destaca el nivel de confianza que la dirección del grupo Volkswagen deposita en la experiencia del equipo de Skoda”, ha añadido Schäfer.