Regreación de una cara humana y fórmulas matemáticas como si fuera Siri

Siri es uno de los primeros asistentes personales implementados con inteligencia. Siri no es una tecnología propia de Apple, como muchos piensan. De hecho, algunas de las tencologías más importantes de la empresa de Copertino provienen de otras empresas más pequeñas que han sido absorbidas por el gigante de la manzana.

Miembros del grupo SRI International fueron los que desarrollaron Siri en 2007. Fue una rama del proyecto CALO financiado por el DARPA. Tras unas rondas de financiación bastante exitosas y un periodo de desarrollo, finalmente en 2011 sería el momento en el que se relanza como parte de Apple para el iPhone y más tarde para el iPad.

Desde ese momento, otras grandes corporaciones y startups han desarrollado sus propios prototipos de inteligencia artificial para implementar asistentes que sean capaces de reconocer el lenguaje humano y poder contestar y atender a comandos de voz con las peticiones de los usuarios.

¿Qué es un asistente personal?

Asistentes virtuales

Un asistente personal implementado por IA es un programa, un algoritmo, un sistema computacional que es capaz de reconocer el lenguaje humano y realizar una serie de órdenes para ayudar a los usuarios. Algunos también lo denominan asistente virtual, pero hay que distinguirlo de otro tipo de asistentes virtuales. Es decir, de ciertos servicios de asistencia online a clientes, etc.

En el caso de los asistentes personales, el sistema implementado para que sean una realidad permite acceder de forma online a una serie de recursos, como bases de datos, servidores, etc., en definitiva, a Internet. Allí pueden buscar respuestas a las peticiones y lo hacen extremadamente rápido.

Además, al ser una IA (Inteligencia Artificial), pueden aprender. Gracias a técnicas de big data y de redes neuronales artificiales mejoran conforme se usan más y más. Por eso, cada vez parecen más inteligentes y son capaces de tener nuevas funcionalidades o hacer cosas que antes no podían o resultaban torpes para ello.

Por ejemplo, cuando le pides a Siri un chiste, este algoritmo es capaz de buscar un chiste en la red que puede leer gracias a otro mecanismo de voz sintética que permite al asistente hablar con una persona. O si le preguntas por el horario de un negocio, rastrea la red para localizar los datos solicitados.

Algunos asistentes personales también son capaces de interactuar por chat reconociendo el texto introducido por los usuarios y contestando también mediante texto. Incluso también pueden reconocer imágenes. La capacidad de estos asistentes es cada vez superior y pronto podrán incluso detectar estados de animo, sentimientos, etc.