coronavirus

Desde que hace unos días se declarase la pandemia por coronavirus a nivel global, la gente se pregunta si se están tomando las medidas necesarias para contener el virus. Y claro, a la vista de la situación, parece que no. La duda es si en todos los países se ha hecho tan mal como en España. La respuesta es simple.

Efectivamente hay regiones donde han sabido tomar las medidas, muy duras, desde el primer momento. Es el caso de Singapur, que a estas alturas de la crisis no ha tenido ningún muerto, y, en las últimas horas, empiezan a tener una vida más o menos normal. A excepción de controles sanitarios continuos. Y esa ha sido la clave.

Singapur se tomó la guerra contra el coronavirus con gran fiereza desde el primer minuto. Así lo ha explicado la periodista Melissa Che, que recuerda al mundo entero lo importante que ha sido tomar decisiones drásticas desde un primer momento; y que la ciudadanía se pusiera manos a la obra también. Algo que en países como España o Italia ha costado bastante.

En este país, con más de 200 casos, no ha habido ningún muerto. Y a estas alturas, como señala la periodista, se puede caminar por la calle con relativa facilidad.

CÓMO LO HA HECHO SINGAPUR

No ha habido ningún milagro divino en el país asiático. Lo que ha hecho ha sido implementas las medidas de la manera más rápida y tajante.

Desde el primer momento, a principios de marzo, hubo una restricción total en los viajes. Del mismo modo, se impusieron sanciones muy severas. Algo que en España no ha pasado hasta que no se ha declarado el Estado de alarma, e incluso en ese caso todavía mucha gente ha seguido a su aire.

También se ha luchado contra los bulos, la desinformación y, a su vez, se ha otorgado una información fiable para enfrentarse al virus.

Lo curioso es que han tomado algunas medidas contrarias a lo que se ha hecho en algunos países europeos. Por ejemplo ellos no cerraron todos los negocios, ni su espacio aéreo. Tampoco aislaron a la gente en sus casas dejándolas aisladas, una medida que por ejemplo en Reino Unido siguen debatiendo.

Así, pese a todas estas medidas, la vida sigue más o menos igual en Singapur. Bien es cierto que todavía tienen unas medidas muy estrictas, pero quizá ahí esté la clave de todo. Por ejemplo, todavía siguen cancelados los eventos que reúnan a más de 250 personas. Pero en general, la actividad del país es mayor que en las zonas europeas, donde se ha detenido por completo la actividad social y económica.

Comentarios de Facebook