El grupo Singapore Airlines (SIA) ha anunciado que suprimirá alrededor de 4.300 empleos en sus aerolíneas debido al impacto de la pandemia de Covid-19, y ante la urgente necesidad de adaptarse ante “un futuro incierto”.

Tras la congelación de contrataciones, las jubilaciones y la adopción de planes de despidos voluntarios, el número potencial de personal afectado se reducirá a unos 2.400 en Singapur y en bases de ultramar.

El grupo espera operar de aquí al final de su año fiscal por debajo del 50% de los niveles anteriores al coronavirus. Los grupos industriales también pronostican que el tráfico de pasajeros no volverá a los niveles de 2019 hasta alrededor de 2024.

En relación con la mayoría de las principales aerolíneas del mundo Singapore Airlines asegura que se encuentra en una situación aún más vulnerable al no contar con un mercado interno que será el primero en ver una recuperación.

Por ello el grupo tiene previsto operar los próximos años con una flota más pequeña para una red reducida en comparación con sus operaciones anteriores a la pandemia.

Para prepararse para este futuro, el grupo necesita recortar alrededor de 4.300 empleos en Singapore Airlines, SilkAir y Scoot. La compañía aérea asegura que esto ha sido mitigado por una congelación de contrataciones que se implementó en marzo de 2020, vacantes abiertas que no se cubrieron, un plan de jubilación anticipada para el personal de tierra y los pilotos, y un plan de despidos voluntarios para tripulantes de cabina. En conjunto, estas medidas han permitido al grupo eliminar ya unos 1.900 empleos.

Como resultado, los posibles recortes de puestos de trabajo en el grupo pueden reducirse a alrededor de 2.400 en Singapur y en las bases de ultramar de SIA. Han comenzado las negociaciones con los sindicatos con sede en Singapur.

Comentarios de Facebook