Garralda
Presidente de Mutua Madrileña, Ignacio Garralda

El presidente de Mutua Madrileña, Ignacio Garralda, explicaba esta semana que “cuantas más alianzas en el sector, mejor”, pero comprar aseguradoras en España “es difícil” porque están en manos de grandes empresas familiares y solo si reducen su participación, podrían tener acceso a ellas. “No es nuestra falta de interés, sino de ellos”, aclaraba. “Nos cuesta encontrar empresas que quieran hacer una operación orgánica con nosotros”.

Mutua Madrileña es la tercera aseguradora de España por cuota de mercado con más del 9%, por detrás de Mapfre y Vidacaixa que superan el 11%. Una alianza entre cualquiera de ellas crearía un gigante con más del 20% del mercado español, pero además no está en sus planes. Primero, porque ya tiene un 50% de SegurCaixa Adeslas que es parte la de seguros de no vida del banco. Y segundo, porque acaba de desbancar a Mapfre en su alianza con Bankia.

El interés de Garralda, tal y como él mismo señaló, está en las grandes empresas familiares. Como Seguros Ocaso, que depende de Isabel Castelo d’Ortega y Cortés; Línea Directa de la familia Botín; Catalana Occidente (familia Sierra); o Santalucía (familia Álvarez). Para ganar escala, la mejor alianza sería con las dos últimas, pues son la quinta y octava aseguradora por cuota de mercado en España.

LA FAMILIA SIERRA

Catalana Occidente está valorada en Bolsa en 2.500 millones de euros. La aseguradora tiene más de 150 años de historia y en los últimos 20 ha comprado o se ha convertido en primer accionista de Plus Ultra Seguros, Previsora Bilbaína, Antares, Norte Hispana Seguros, Crédito y Caución, además de Atradius. Muchas de ellas, también son compañías familiares.

La empresa fundada por Jesús Serra Santamans (Occidente) absorbió a La Catalana y hoy está en manos de su hijo, José María Serra Farré, que es el presidente del mayor grupo asegurador de Cataluña. También él, es el mayor accionista de la entidad, con el 62% según los registros de la CNMV a través de CO sociedad de gestión y participación.

La aseguradora cuenta con más de 4 millones de clientes, disponen de 1.600 oficinas y 7.400 empleados. Además, están en 50 países según sus cuentas. La empresa que dirige Garralda le supera por tres en número de clientes (13,5 millones) y cuentan con casi 9.000 empleados. Pero la presencia internacional de Mutua es mucho más reducida, tras entrar en 2016 Chile, han seguido en Colombia y ahora quieren hacer lo propio en Perú y México, aliarse con la catalana le abriría muchas puertas.

LA FAMILIA ÁLVAREZ

Por su parte, Modesto Álvarez es propietario del 20% de Santalucia a través de la inmobiliaria Prico. Su primo, Carlos Javier Álvarez, tiene otro 17% a través de Neregur, según los datos recogidos por MERCA2.  El primero fue consejero delegado hasta 2017, cuando tomó el relevo José Luis Díaz López. El segundo, es el presidente del consejo de administración.

El Grupo también está presente en Portugal, Colombia, México y Argentina, aunque su mercado principal está en España, donde la aseguradora ha empezado a crear sus propias alianzas en los últimos años. El año pasado anunció un acuerdo de fusión con Mapfre para sus negocios funerarios, en concreto de sus dos filiales Albia y Funespaña. Debía estar lista este 2020 pero la CNMC analiza en profundidad la operación antes de decidir si la aprueba, pues ve riesgo para la competencia.

En 2018 se hizo con el 50% de Pelayo Vida, en 2017 compró el negocio de Aviva en España, lo que implicaba acuerdos de bancaseguros con Unicaja Banco y EspañaDuero. Y en 2015, cerró un acuerdo de colaboración con EVO Banco para potenciar la venta cruzada de sus productos y con Sanitas para la distribución de seguros de salud.

LEJOS DE LOS GIGANTES

El Grupo Catalana Occidente es de los tres el más grande por volumen de activos, a cierre del primer trimestre ascendían a 16.629 millones de euros, los de Mutua Madrileña a 13.183 millones y los de Santalucía, a 13.052 millones de euros a cierre de 2019.

La unión de los tres aún quedaría muy lejos de las cifras de Mapfre (69.194 millones de euros de activos totales) y Vidacaixa (76.115 millones) y además, los expertos consideran que estas compañías con un accionariado tan familiar no suelen tener interés en vender, pues el negocio es muy rentable.

Pero el presidente de Mutua Madrileña no pierde la esperanza, pues aseguraba que continuará comprando “en la medida en que haya oportunidades de crecimiento”. Entre tanto, están en conversaciones “muy preliminares” con El Corte Inglés para la gestión de grandes patrimonios. Una alianza que crearía un gigante financiero, aunque adelantaba que no son los únicos, pues hay “varios actores”. Pese a ello, apuesta por llegar a acuerdos” con las grandes firmas de España” explicaba.