Extraescolares, rutas, comedores, nuevas tecnologías, proyectos propios… Los colegios intentan atraer a nuevos alumnos de mil maneras posibles. Con una tasa de natalidad que no termina de despegar, la oferta es fundamental para acabar atrayendo a los futuros alumnos. Y ahí entran en juego los Servicios Escolares de Salud, una opción que cada vez más demandan las familias, y que profesionaliza los centros de enseñanza.

Por ejemplo, en la Comunidad de Madrid, ya hay centros que ofrecen enfermería escolar. Incluso el consejero de Sanidad, Enrique Ruiz Escudero, confirmó a los responsables de enfermería de Madrid que, en el próximo curso 2019-2020, su número se incrementará.

De esta manera lo que buscan los centros escolares es un plus, más valor añadido a los padres, para atraer a más alumnos… y fidelizarlos. Sobre todo en los primeros años de escolarización, donde las preocupaciones familiares son mayores respecto a sus hijos.

Un servicio sanitario escolar aporta tranquilidad y seguridad a las familias, ya sea por casos de enfermedades ordinarias, crónicas, intolerancias o alergias. Además, permite que los padres no tengan que ausentarse de su trabajo en determinados momentos por una alergia, dificultad respiratoria o por una diabetes de su hijo, ya que la enfermera estará capacitada y autorizada para dar el tratamiento correspondiente.

Un servicio sanitario escolar aporta tranquilidad y seguridad a las familias, ya sea por casos de enfermedades ordinarias, crónicas, intolerancias o alergias

A los profesores, por su parte, la enfermera escolar también aporta seguridad además de ofrecer la posibilidad de mejorar la calidad de su dedicación a los alumnos. En el supuesto de darse algún caso, son ellos habitualmente los que se ven obligados a realizar las primeras atenciones sanitarias. Y esto comporta un grave riesgo para ellos y para el alumno ya que ni cuentan con la formación adecuada, ni forma parte de sus competencias. Además, con una enfermera, pueden centrarse en su función educativa, no malgastando el tiempo en otras tareas.

¿Y para el colegio? Raro es el centro en el que no hay algún niño con una enfermedad crónica como la diabetes, intolerancias alimentarias, asma, o alergias. Con una enfermera, sus necesidades sanitarias están perfectamente atendidas, mejorando su calidad de vida y bienestar. Este servicio puede ser determinante a la hora de decidirse por un colegio u otro y puede servir de imán para atraer nuevos alumnos. Sin dejar de lado que también reduce los riesgos de accidentes y enfermedades en el colegio.

Algunos colegios cuentan con este servicio de enfermería, pero la gran mayoría gestionan este servicio de una manera deficiente dejando escapar valor para los alumnos, sus familias y el propio centro. Este tipo de gestión no se lleva bien generalmente por puro desconocimiento, ya que el director, o el director gerente, está perfectamente preparado para gestionar un centro educativo, pero raramente cuenta con los conocimientos necesarios en un ámbito tan específico como la Salud y más concretamente en el ámbito escolar.

AUMENTA LA DEMANDA

Tanto entre los centros públicos, como concertados y privados, se pueden encontrar colegios con enfermera, aunque son minoría. A ello contribuye el hecho de que, legalmente, todavía no es obligatorio, aunque como ya se ha reseñado, se tiene en mente. ¿Cuál es el problema? Que, de llevarse a cabo, supondría un aumento de los presupuestos de personal en el sistema educativo.

También hay empresas que ofrecen el servicio directamente a los centros, con enfermeras especializadas, y que suelen contar con experiencia pediátrica y en urgencias. ¿Su tarifa? Entre 6 y 60 euros al mes por alumno, dependiendo de las especificaciones que quiera el colegio y lo completo que sea el servicio de salud escolar que quiere ofrecerse.

Formación profesional dual: el futuro ya está aquí

Empleo y competitividad. Dos palabras claves para el devenir de cualquier economía. Como también lo es la relación entre los centros educativos y...

Al hablar de salud en colegios, no se puede dejar en un segundo plano la prevención, y en la base de la prevención está la formación, por eso se hace imprescindible desarrollar programas de Educación para la Salud en los colegios. Y en esto la presencia de una enfermera en el colegio es una gran ayuda, aunque el día a día del colegio difícilmente le permitirá desarrollar esta labor preventiva si no cuenta con la ayuda de un equipo.

La presencia de una enfermera en el colegio aporta ventajas innegables a la comunidad educativa. Sin embargo, para prestar un servicio de calidad que realmente aporte valor y redunde en una mejora en el bienestar y calidad de vida de las alumnas y alumnos, así como sus familias y profesores, es necesario un implantar un servicio profesional de manera que la enfermera cuente con el apoyo de profesionales que respalden y den soporte a sus actuaciones, y le ayuden a desarrollar un programa completo de Educación para la Salud. ¿Quieres saber lo que aportará un Servicio de Salud a tu colegio?