El transporte público urbano es un quebradero de cabeza para el consistorio madrileño, que es incapaz de asumir la demanda de usuarios cumpliendo las medidas sanitarias para evitar un contagio del covid-19. Y ahora toca lo peor: septiembre.

La reactivación paulatina del trabajo presencial en las empresas, las vacaciones de verano y los Expedientes de Regulación Temporal de Empleo (ERTE) hasta septiembre, habían conseguido que el transporte esquivara el problema de fondo: que no hay ni medios ni personal para absorber toda la demanda en la nueva realidad.

En apenas dos semanas, cientos de empresas planean volver a sus puestos de trabajo, y otros vuelven de sus vacaciones. A esto hay que sumarle la tan ansiada ‘vuelta al cole’, que aún está en el aire. Esto supone una mayor afluencia en el suburbano y los buses de Madrid, pero aún nadie sabe nada de cómo se va a resolver esta cuestión.

Los sindicatos insisten en la falta de personal, y aseguran que es inviable ofrecer un servicio público decente. Es el caso de Metro de Madrid, que la sección sindical de Solidaridad Obrera alerta de que serían necesarios unos 400 nuevos maquinistas para septiembre, según confirman a MERCA2.

Los representantes de los trabajadores aseguran que no solo es necesario contratar maquinistas, sino también personal en estaciones y de mantenimiento. De hecho, estiman que, si en agosto son necesarios unos 850 maquinistas al día y solo hay unos 600, siendo el mes con menos usuarios de todo el año, en septiembre serán necesarios más de 1.000 diariamente.

Además, hay que destacar que actualmente hay líneas de metro con una frecuencia que supera los 10 minutos de espera, cuando tendría que estar entre 4 y 7 minutos. Lo que supone que la frecuencia a partir del próximo mes no podrá ser muy inferior ante la escasez de empleados.

EMT RECLAMA MÁS PERSONAL EN BICIMAD

En declaraciones a este medio, el secretario de organización de la Plataforma Sindical EMT, Elías Calderón, ha explicado que la entidad sigue contratando conductores para dar un mejor servicio en sus líneas.

En concreto, el 1 de septiembre contratarán a 15 conductores, y el 1 de octubre a otros 60 profesionales. Y hasta finales de año la EMT contará con otros 106 nuevos empleados, haciendo un total de 181 en este segundo semestre del año.

Sin embargo, desde el sindicato de la EMT denuncian falta de personal en el servicio de BiciMad, que con las 454 nuevas bicicletas sin base que van a gestionar, más las que se implanten con las 50 nuevas bases que se instalarán a lo largo de 2020, suman un volumen de trabajo importante.

Por ello, reclaman a la Dirección que haga contrataciones para BiciMad. “Existe una bolsa de un concurso público externo en la que aún quedan trabajadores esperando su contrato”.

En este sentido, los nuevos rebrotes de coronavirus que están aflorando en distintas zonas de Madrid en las últimas semanas van a empujar a muchos usuarios del transporte público hacia el uso de las bicicletas eléctricas.

De hecho, el ministro de Transportes y Movilidad, José Luis Ábalos, insiste en potenciar la ‘micromovilidad’ como alternativa al uso del transporte público, como es la bicicleta o el patinete eléctrico.

“Si queremos articular un transporte seguro una vez que se reanude la actividad, será muy difícil hacerlo sólo con el transporte público”, aseguró Ábalos hace unos meses. Además, el ‘efecto miedo’ ha hecho que repunte el negocio de BiciMad. En concreto, según los datos facilitados por Borja Carabante, delegado de Medio Ambiente y Movilidad del Ayuntamiento de Madrid, la demanda en junio aumentó un 13,01% con respecto a junio de 2019, lo que se traduce en 50.039 viajes más.

Este incremento supone que se han realizado un total de 434.640 trayectos durante el pasado mes de junio, lo que se sitúa como la cifra más elevada en la serie histórica de esta compañía.