endesa

El director ejecutivo (CEO) de Duro Felguera, José María Orihuela, ha dicho este viernes que espera recibir “cuanto antes” la respuesta a la solicitud de la compañía de 100 millones de euros del Fondo de Rescate de Empresas Estratégicas que gestiona la Sociedad Estatal de Participaciones Industriales (SEPI).

Es un paso que ha considerado fundamental en el proceso para generar estabilidad en el que se encuentra la empresa y superar así la fase de incertidumbre en la que la compañía, ha dicho, está perdiendo contratos.

“Nos vamos a reinventar por enésima vez”, ha dicho Orihuela en una entrevista por Internet emitida por el diario regional ‘La Nueva España’ y recogida por Europa Press. Ha asegurado que la compañía ya tocó fondo en su día y se ha mostrado seguro de sacar adelante la situación.

No contempla Orihuela que su solicitud de ayuda, en forma de 30 millones como capital y 70 como préstamo participativo, se les niegue. “No contemplamos que se llegue a esa situación, porque cumplimos todos los requisitos”, ha comentado. Mientras tanto, no obstante, ha dicho que la compañía tiene recursos suficientes y sigue consiguiendo contratos, operaciones que generan liquidez, si bien no son de gran magnitud.

El proceso para reflotar la compañía pasa por conseguir esos recursos, negociar con los bancos para la refinancaciación y la búsqueda de nuevos inversores. Como horizonte, se marca el año 2023, un año en el que se planea una ampliación de capital que sea exitosa y en la que “no ocurra como en la de 2018, cuando inversores perdieron mucho dinero”.

Preguntado sobre la intención del empresario asturiano Blas Herrero de participar en el futuro de la compañía, Orihuela ha dicho que Duro Felguera está abierta a la llegada de cualquier inversor a través de Alantra, incluido Blas Herrero. De hecho, ha explicado que últimamente están detectando el interés de varios inversores.

No obstante, ha dicho que la compañía no puede aceptar “interferencias” en lo que se refiere a la solicitud del fondo de solvencia, porque ya se ha hecho de la mejor manera posible que permite la legalidad.

APUESTA RENOVABLE

Tras destacar la gran capacidad de resistencia de la compañía, Orihuela, que lleva al frente de Duro Felguera desde finales de 2018, ha calificado de “error histórico” que la empresa no haya penetrado en el sector de las energías renovables.

Sin embargo, ha considerado que la “capacidad de adaptación” de la compañía puede permitir que Duro Felguera se incorpore a ese mercado en un momento que ha considerado “idóneo”. Ya están trabajando en la elaboración de cartera de proyectos, con conversaciones relativas a la energía fotovoltaica en México y Chile o de biomasa en Francia.

CARENCIAS EN PERSONAL

Ha reconocido que cuando llegó a la compañía se encontró con importantes carencias y con “prácticas obsoletas”. Por ello se decidió cambiar el equipo directivo. “Ahora estamos poniendo a Duro Felguera en primera división”, ha comentado.

La crisis de la pandemia de COVID-19 también está afectando, como a otras empresas similares a la compañía. Duro Felguera intentó prorrogar el expediente de regulación temporal de empleo que había aplicado, pero el comité de empresa y los sindicatos no quisieron. La intención de Orihuela es negociar otro ERTE porque aún existe un desequilibrio entre la carga de trabajo y los efectivos. “Nuestro objetivo es siempre mantener el empleo”, ha indicado, insistiendo en que los problemas son coyunturales, no estructurales.