Antena señales universo

Desde el universo llegan multitud de señales que son captadas por las diversas antenas que hay en la Tierra. Muchos profesionales se dedican a escuchar esas señales y escrutar todo el espacio exterior en busca de algo extraño. La mayoría de estas “sinfonías” estelares provienen de planetas o estrellas que emiten ciertas ondas de forma periódica cuando son captadas por estas enormes antenas.

Pero algunas señales son misteriosas, verdaderas rarezas que escapan de la comprensión de muchos astrónomos y que podrían tener orígenes muy diversos según las especulaciones de los expertos. Algunas teorías incluso apuntan a posible vida extraterrestre.

Las señales más extrañas que han llegado desde el universo

Naturaleza de las señales desconocida

La NASA estudia enviar a dos astronautas a la órbita de la Luna

Desde el universo llegan algunas señales de radio que son captadas a diario por los radiotelescopios de todo el mundo. Estas señales cósmicas son conocidas como FRB (Fast Radio Burst) o ráfagas rápidas de radio.

Estas ondas son un fenómeno astrofísico de origen desconocido y que suelen durar unos pocos milisegundos. David Narkevic, y su profesor Duncan Lorimer, fueron los que descubrieron la primera de ellas en 2007. Mientras analizaban unos datos astronómicos se coló un extraño sonido de radio que duró unos 15 ms.

Tras esa primera detección se han intentado buscar más de estas señales en aquella dirección sin demasiado éxito. Otros observatorios también han podido captar otras de estas ondas FRB, pero tampoco se conoce con certeza su origen.

Las teorías que se han generado van desde estrellas de neutrones de rotación rápida, agujeros negros que generan perturbaciones, explosiones en una batalla estelar, o pulsos de energía para impulsar una vela de luz intelestelar… Pero aún siguen siendo todo un misterio para muchos científicos, y eso que se han podido captar cientos de FRBs hasta hoy.

De hecho, esa dispersión de las FRBs detectadas hace que la hipótesis de estar creadas por vida alienígena se vaya disipando y se crea que provienen de otros eventos naturales. Además, muchas de estas señales son destellos puntuales y no se vuelven a captar. Pero algunas raras se repiten en ciclos, lo que está generando más teorías para esclarecer el misterio.

Algunas de las señales que se han podido captar son extremadamente raras. Aunque apenas duran unos milisegundos, como he comentado anteriormente, tienen una intensidad tal como la energía de 500 soles. Algo difícil de imaginar.

En 2018 hubo un punto de inflexión, ya que los investigadores lograron captar unas 16 FRBs, una de ellas de las repetitivas, y en el mismo punto del espacio. Algo que generó el desconcierto de los físicos de Harvard.