La Seguridad Social perdió una media de 46.346 afiliados extranjeros el año pasado (-2,2%) debido a la crisis del Covid, con lo que 2020 se cerró con 2.078.636 trabajadores inmigrantes inscritos en el sistema, según ha informado este jueves el Ministerio de Inclusión, Seguridad Social y Migraciones.

Este descenso anual, el primero tras seis años consecutivos de alzas, se produjo a pesar de que en el último mes de 2020 se consiguieron sumar 4.895 cotizantes extranjeros más respecto al mes anterior (+0,24%).

A cierre de diciembre había 106.084 trabajadores extranjeros más que los registrados de media en abril, el punto más bajo de la serie durante la pandemia, cuando el promedio de inmigrantes afiliados fue de 1.972.552, según ha destacado el Ministerio.

El Régimen General restó un 3,65% de trabajadores extranjeros en 2020, destacando las pérdidas en los sectores de hostelería (-22,1%) y actividades artísticas, recreativas y de entretenimiento (-17,4%). Por su parte, los sectores que sumaron más afiliados de otros países fueron suministro de energía eléctrica (+12,8%); actividades sanitarias (+9%) y actividades financieras (+7,2%).

Frente a lo sucedido en el Régimen General, el Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) sí sumó nuevos cotizantes extranjeros el año pasado, un 5,3% más que en 2019.

Por comunidades, seis lograron incrementar su cifra de afiliados extranjeros en 2020: Castilla-La Mancha (+2,3%), Galicia (+1,8%), Murcia (+1,2%), Asturias (+0,2%), Andalucía (+0,1%) y Comunidad Valenciana (+0,08%).

RUMANOS, LOS MÁS NUMEROSOS

Del conjunto de afiliados extranjeros a cierre del año pasado, 1.331.206 procedían de países de fuera de la UE (64,04%) y el resto (747.430) de países comunitarios (35,96%).

Los grupos de cotizantes extranjeros más numerosos son los procedentes de Rumanía (325.362), Marruecos (262.058), Italia (122.569) y China (98.717).

El número de extranjeros cotizantes a la Seguridad Social representa el 10,9% del total de afiliados al sistema. Más de la mitad de inmigrantes que cotizan a la Seguridad Social (57,3%) son varones, frente al 42,7% de mujeres afiliadas.