palabras

La mayoría de los adultos podemos recordar rápidamente y sin esfuerzo hasta 100.000 palabras usadas regularmente cuando nos las piden, pero la forma en que el cerebro logra esto ha inquietado a los científicos desde hace mucho tiempo.

Cuando miras una imagen de una taza, las neuronas que almacenan en tu memoria lo que es una taza empiezan a funcionar. Pero no es un proceso puntual; existen una serie de neuronas que codifican ideas relacionadas y artículos – tazón, café, cuchara, plato, desayuno – se activan también. Cómo tu cerebro discierne y distingue en este maremágnum de conceptos relacionados con la palabra que estás buscando realmente es una tarea cognitiva complicada y mal entendida. Un nuevo estudio dirigido por la neurocientífica de la Universidad Estatal de San Diego, Stephanie Ries, de la Escuela de Lenguaje, Lenguaje y Ciencias de la Audición, profundizó en esta pregunta midiendo la actividad cortical del cerebro y descubrió que las franjas anchas y superpuestas del cerebro funcionan en paralelo para recuperar la palabra correcta de la memoria.

Pero, ¿cómo puede encontrar el cerebro una aguja en un pajar, es decir, la palabra adecuada? Trabajos previos han revelado que el cerebro organiza las ideas y las palabras en grupos semánticamente relacionados. Al intentar recordar una palabra específica, el cerebro activa los grupos de neuronas, reduciendo significativamente el tamaño del pajar.

Para averiguar qué sucede después en ese proceso, Ries y sus colegas pidieron ayuda a un grupo de personas con un único perfil para prestar su capacidad intelectual al problema: pacientes sometidos a cirugía cerebral para reducir sus ataques epilépticos. Antes de la cirugía, los neurocirujanos supervisan su actividad cerebral para determinar qué región del cerebro está provocando convulsiones en los pacientes, lo que requiere que los pacientes usen una rejilla con docenas de electrodos colocados directamente encima del córtex, la capa más rugosa del cerebro.

Mientras que los pacientes estaban conectados a esta redecilla en un hospital y a la espera de que se produjera un ataque, Ries preguntó si estarían dispuestos a participar en su investigación. La grabación de señales cerebrales directamente desde la superficie cortical permite a los neurocientíficos, como Ries, una observación sin precedentes exactamente cuándo y dónde las neuronas se comunican entre sí durante las tareas.

“Durante ese período, tengo tiempo de hacer la investigación cognitiva que es imposible de hacer de otra manera,” comentó ella. “Es una extraordinaria oportunidad“.

Para el estudio reciente, nueve pacientes aceptaron participar. En  sesiones de 15 minutos, ella y su equipo mostrarán a los pacientes un artículo en una pantalla de computadora – instrumentos musicales, vehículos, casas – y luego les pedirán que lo nombren lo más rápidamente posible; todo ello mientras rastrean su actividad cerebral.

Así midieron los procesos neuronales separados que se encuentran relacionados con la primera activación de clúster conceptual del elemento para, a continuación, seleccionar la palabra adecuada. Sorprendentemente, descubrieron que los dos procesos realmente suceden al mismo tiempo y activan una red mucho más amplia de regiones cerebrales de lo que se sospechaba anteriormente. Como era de esperar, se activaron dos regiones conocidas por estar implicadas en el procesamiento del lenguaje, el giro frontal inferior izquierdo y la corteza temporal posterior. Pero también lo hicieron otras regiones tradicionalmente no vinculadas al lenguaje, incluyendo la circunvolución frontal mediana y media, informaron los investigadores en las Actas de la Academia Nacional de Ciencias.

“Este trabajo demuestra que proceso de creación de la palabra en el cerebro no está en absoluto tan localizada como pensábamos anteriormente”, dijo Ries. “No es una división clara del trabajo entre las regiones del cerebro, es un proceso mucho más complejo“.

Aprender exactamente cómo el cerebro cumple estas tareas podría un día ayudar a los patólogos del habla-lenguaje a diseñar estrategias para tratar trastornos que impiden a las personas acceder fácilmente a su vocabulario.

“El recordar palabras suele ser fácil en la mayoría de las personas, pero se compromete de forma rutinaria en pacientes que sufren de anomia o dificultad para recordar las palabras”, dijo Ries. “La anomia es la dolencia más común en pacientes con afasia inducida por un accidente cerebrovascular, pero también es común en las enfermedades neurodegenerativas y en el envejecimiento normal, por lo que es fundamental entender cómo funciona este proceso para entender cómo ayudar a mejorarlo”.