Seat
Foto: Seat.

Seat ha cerrado un enero histórico con un crecimiento del 14,2% en sus ventas globales hasta 44.500 coches. Sin embargo, esta buena noticia queda enturbiada por las dudas en el mercado español donde solo han aumentado un 4,3% comparado con el mismo mes de 2018.

La marca con sede en Martorell ya finalizó el año pasado con la mayor cifra de ventas en los 68 años de su historia. En concreto, 517.600 vehículos entregados, un 10,5% comparado con 2017. Este año ha empezado también con buen ritmo. En enero, los principales países en los que opera Seat han mantenido la evolución positiva de 2018. En Alemania (7.800 coches; +20,3%) y el Reino Unido (5.500; +29,0%), las entregas de SEAT han crecido a doble dígito, como también lo han hecho en otros destacados para la marca, como Austria (2.300; +22,0%), Italia (1.800; +12,9%), los Países Bajos (1.600; +72,2%), Polonia (900; +12,6%) y Portugal (800; +25,7%).

Seat ha destacado el avance con fuerza en los dos principales países donde tiene presencia fuera de Europa. En Argelia, la compañía automovilística ha entregado 3.100 vehículos en enero, un 40,9% más que en el mismo mes de 2018. Por otro lado, en México Seat ha vendido 2.300 coches, lo que supone un 23,4% más respecto a enero de 2018.

Daimler

Daimler vende más pero gana un 30% menos en 2018

El grupo automovilístico alemán Daimler redujo su beneficio neto un 29% hasta los 7.582 millones de euros en 2018 a pesar de incrementar las...

El vicepresidente Comercial de Seat y consejero delegado de Cupra, Wayne Griffiths, ha explicado en una nota de prensa remitida a los medios que “el fuerte incremento de las ventas en enero nos hace ser optimistas sobre el desarrollo de los resultados comerciales de Sear en 2019”. “Confiamos plenamente en los cuatro pilares de la marca (Ibiza, Arona, León y Ateca) y en la incorporación a la gama del nuevo Tarraco, que nos permitirá dar un impulso adicional a las cifras de ventas en 2019”, ha ahondado”.

En este crecimiento Cupra ha tenido un papel relevante. En enero triplicó las entregas (1.800) con respecto al mismo mes de 2018. “La aportación de Cupra y, en particular, del Cupra Ateca también será clave para crecer este año”, ha indicado Wayne Griffiths.

SEAT, LÍDER EN UNA ESPAÑA CON DUDAS

El borrón de estos números históricos está en el propio país de origen de Seat, a pesar de que la marca se mantiene como la más vendida. Según los últimos datos de Anfac, las ventas ascendieron en enero a 9.089 unidades (+6,4%). La marca ha comunicado unas ventas de 8.400 vehículos entregados (+4,3%). En el cualquier caso, el crecimiento es el más bajo entre los principales mercados donde opera.

El motivo hay que buscarlo en la propia dinámica de España. “No se puede comparar el resultado comercial de Seat entre distintos mercados, sino que debe hacerse con la evolución del resto de marcas competidoras en cada país”, comentan fuentes de la compañía. Y tienen razón. El mercado nacional de turismos acumula cinco meses consecutivos de caída de las ventas, un fenómeno que no se registraba desde los años de la crisis.

La incertidumbre en cuanto a las políticas de movilidad, las restricciones de acceso a grandes ciudades (sobre todo Madrid) en capítulos de elevada contaminación, la demonización del diésel y la paralización de las ayudas a la compra de vehículos eléctricos, han provocado que se retrasen muchas decisiones de compra.

Los principales actores del sector lo corroboran. Noemi Navas, directora de Comunicación de Anfac, ha hecho hincapié en que “en las primeras semanas de enero, se vendieron el mismo número de vehículos de más de 15 años que de coches nuevos, un fenómeno muy negativo para la renovación del parque automovilístico, cuya edad media sigue creciendo, con el impacto consiguiente en la seguridad vial y en el medio ambiente”. Raúl Morales, director de Comunicación de Faconauto, afirmó que “los concesionarios siguen detectando que las dudas que tienen los compradores respecto a qué automóvil comprarse les está retrayendo”. Por último, Alberto Tapia, director de Comunicación de Ganvam, estimó que “la caída general en las matriculaciones de turismos y todoterrenos confirma que la debilidad de la demanda de los consumidores y falta de mensajes claros está provocando que los posibles compradores aplacen su intención de compra ante la desconfianza y la incertidumbre, lo que favorece el envejecimiento del parque”.