sardiinas

Las sardinas se suelen comer más en verano. Las terracitas en las playas, los bares repletos, los restaurantes hasta la bandera son imágenes que se repiten año tras año. Son ideales para comerlas hechas a la parrilla o asadas. Lo único malo que puede tener la sardina es el olor que echa cuando es cocinada.

Se consumen las sardinas en los meses que no llevan la letra R en su nombre. Esto es un truco muy antiguo que funciona siempre. Esto nos lleva a los meses de más calor como son junio, julio y agosto. En estos meses están en su apogeo. Es cuando su carne es más buena y más prieta. Sí quieres comprar sardinas, tienes que saber unas claves para comprar la mejor del mercado.

Las sardinas son familia de la anchoa

sardinas

Las sardinas se pueden preparar a la barbacoa, asadas con sal o con una preparación que sea fácil, pero que las hiciera mas atractivas para todos los niños de la casa, como cuando se cocinan abiertas en filetes para poder quitarles todas las espinas.

Con la llegada del verano vienen las reuniones con amigos y familiares, y con ellas las esperadas barbacoas en las que el plato rey siempre es la sardina. En estos meses hay que aprovechar para comer este pescado tan bueno y económico.

Está emparentada con los arenques y las anchoas. Pertenecen a la familia de los clupeidos. Estos son pescados muy abundantes en todo el mundo y realmente apreciados por su sabor.

Ideal para una dieta equilibrada

La sardina es un pescado perfecto para poder ser incluido en una dieta equilibrada. Es rico en omega 3 que ayuda a bajar los niveles de triglicéridos y colesterol. Tiene vitaminas del grupo A, D y B que son muy buenas durante el embarazo.

Poseen un alto contenido en proteínas y minerales. Para poder beneficiarse de esto es mejor tomarlas con su espina. El aporte de fósforo y calcio será considerable. Cuando se comen sardinas en lata comes 50 mg de calcio por cada 100 gramos del producto.

La sardina tiene mucho calcio.

Es imprescindible que las sardinas sean de máxima calidad para poder obtener todas las cualidades que nos dan. Hay que tener cuidado donde se compran las sardinas. Busca tu pescadería de confianza para poder comprar la sardina lo más fresca posible. Fíjate en los ojos del pescado siempre. Estos deben de tener los ojos brillantes y no pueden estar hundidos en ningún momento.

Formas de consumirlas

Para evitar el anisakis lo mejor será comprar la sardina fresca y posteriormente congelarla. Para comprar una buena sardina lo mejor será comprarla en verano que es donde tiene la carne prieta y tersa. En los demás meses la sardina no está en sus mejores momentos.

pescados

Estos pescados de los supermercados tienen mercurio

Durante la época preindustrial todo el pescado que se comía era mucho más saludable. Hoy en día los pescados tienen cinco veces...

El tamaño dependerá de la forma en que las vas a cocinar. Cuando son grandes lo mejor será hacerlas en la barbacoa o a la plancha. En este caso lo mejor es que no se le quiten ni las escamas, ni vísceras. Cuando las vas a cocinar en un guiso tradicional lo mas correcto será limpiarlas en su totalidad tanto las escamas como todas las vísceras para que no cambie el sabor en ningún momento.

Las medianas son ideales para poder ser marinadas. Cuando pasa el verano se pueden seguir comiendo con todas sus cualidades. En este caso se comen en conservas y las sardinas llamadas en lata. Normalmente las venden en aceite con sal. No deben de llevar ningún otro aditivo para su conservación. Tendrás que fijarte cuando llevan aceite de oliva virgen extra o en aceite de girasol. Es un alimento muy saludable, fácil, rico y que se puede comprar de forma económica en cualquier supermercado.