Santander ha lanzado una oferta de compra sobre Uro Property, la socimi titular de todas las sucursales del banco en España, que actualmente ocupa en alquiler, con el fin de volver a hacerse con su propiedad, en una operación que supone valorar la compañía en 180,16 millones de euros, según ha explicado para propia entidad.

Uro Property, en la que el Santander ya tiene una participación del 14,9%, es titular de 692 sucursales bancarias arrendadas al banco que preside Ana Botín desde que las compró en una operación de ‘sale & lease back’ en noviembre de 2007, en el umbral de la anterior crisis, la del ‘ladrillo’.

Se trata de la totalidad de las oficinas del Santander en todo el país, si bien más de la mitad (el 57%) están ubicadas en Madrid, Cataluña y Andalucía.

Santander se hace de nuevo, trece años después, con la titularidad de estos activos, coincidiendo con la reciente operación por la que volvió también a comprar la ciudad financiera en la que tiene su sede en Madrid. La entidad atribuye esta nueva operación a su intención de “reforzar su cartera de activos inmobiliarios en España y, en concreto, las oficinas bancarias“, con el fin de ahorrar costes.

En paralelo, pretende “recuperar la gestión directa” de estas oficinas, para contar con “mayor flexibilidad operativa sobre las sucursales, pieza clave del negocio”, según indica en la oferta.

En fuentes de la entidad detallaron a Europa Press que se trata de una “operación financiera” con la que se persigue “generar ahorros”, toda vez que “el coste de la compra de los inmuebles es inferior a las obligaciones futuras de rentas de alquiler”. Asimismo, tras la entrada en vigor de la norma internacional de información financiera IFRS16, que cambió el tratamiento contable de los alquileres, la recompra de este tipo de activos constituye “un incentivo para el banco”. Además, “la operación tiene un efecto neutro en capital y en la cuenta de resultados”, aseguraron a Europa Press dichas fuentes.

PRIMA DEL 6%

En concreto, en virtud de la operación, el banco ha acordado la compra del 84,6% de Uro Property a la firma Ziloti Holding por 152,52 millones de euros, a un precio de 40,04 euros por acción.

Este importe arroja una prima del 6,4% respecto al de 37,36 euros por acción al que la socimi cerró la sesión de la víspera en el Mercado Alternativo Bursátil (MAB) y que supone valorar el 100% de la firma en los referidos 180,16 millones de euros.

No obstante, el Santander ha extendido su oferta de compra al resto de accionistas de Uro Property. Toda vez que el banco ya tiene un 14,9% de la firma, la propuesta se dirige a los titulares del 0,38% restante del capital, a los que ofrece un precio redondeado de 40,05 euros, lo que supone un total de 690.902 euros.

El plazo para que estos minoritarios decidan si aceptan la oferta del banco arranca este lunes, 27 de julio, y se extenderá hasta el 15 de septiembre.

De esta forma, en el caso de que todos los minoritarios aceptaran la oferta, el importe total de la operación para el banco sería de 153,2 millones de euros.

La operación ha quedado no obstante condicionada a recibir la preceptiva autorización de la Comisión Nacional de los Mercados y la Competencia (CNMC), visto bueno que prevé lograr antes de que acabe el próximo mes de septiembre, coincidiendo así con el fin del plazo de aceptación de la oferta.

NUEVA APUESTA POR EL ‘LADRILLO’

Con esta operación, el Santander ratifica su nueva apuesta por el sector inmobiliario español, toda vez que a finales del pasado año también recompró el complejo financiero de Boadilla del Monte (Madrid) que alberga su sede en la capital.

Además de recuperar patrimonio propio, la entidadad es principal accionista de una de las primeras firmas patrimonialistas del país y también de una de las principales promotoras de vivienda. En concreto, Santander es el primer accionista de Merlin Properties, la primera socimi cotizada por valor de activos, dado que tiene un 22,2% de la firma que cuenta con oficinas, centros comerciales y naves logísticas valoradas en un total de 12.700 millones, además de un 14,4% en la ‘Operación Chamartín’.

Se da la circunstancia de que entre los activos de los que la firma que dirige Ismael Clemente es propietaria figura una cartera de sucursales bancarias que BBVA ocupa en alquiler.

En paralelo, Santander controla el 49,3% del capital de Metrovacesa, promotora inmobiliaria que, al cierre de marzo, tenía una cartera de ‘preventas’ de 2.248 unidades, y 59 promociones de viviendas, con un total de 3.747 pisos en construcción.

Comentarios de Facebook