santander

El Banco Santander y los representantes de los trabajadores han vuelto a avanzar en las negociaciones del Expediente de Regulación de Empleo (ERE). La entidad había planteado en un principio la salida de un máximo de 4.000 empleados y que otros 1.090 trabajadores fueran reubicados.

Este martes, la entidad que preside Ana Botín ha ampliado de 1.090 a 1.200 el número de personas que serán reubicadas. En concreto, 900 pasarán a empresas del grupo y 300 a Santander Personal.

De esta manera, se reduce el número de personas que tendrán que salir de la entidad en más de 100. Además, el Santander ha aceptado en la reunión de este martes mantener las primas de adhesión, a falta de concretar la propuesta, así como retirar la movilidad geográfica de 400 kilómetros y entre islas, y limitar la movilidad máxima a 150 kilómetros.

CUENTA ATRÁS

Santander y sindicatos constituyeron el pasado martes 17 de noviembre la mesa negociadora del ERE que acometerá la entidad. Es decir, desde ese momento se iniciaba formalmente la negociación y se abría un plazo máximo de 30 días para que las dos partes alcancen un acuerdo sobre las condiciones del mismo.

A pesar de los avances de este último encuentro, CCOO considera que “siguen siendo totalmente insuficientes” y continúa exigiendo una reducción del perímetro de destrucción de empleo.

Asimismo, el sindicato solicita alguna herramienta de previsión social para los afectados por traspaso a empresas del grupo. La próxima reunión será este jueves 3 de diciembre.