Banco Santander ha lanzado un nuevo fondo de ‘venture capital’ llamado Mouro Capital, que será gestionado de manera autónoma y está dotado de 400 millones de dólares (338 millones de euros) para invertir en ‘startups’ de tecnología financiera, según informó en un comunicado.

Mouro Capital sustituye al fondo de capital emprendedor Santander Innoventures, creado en 2014 con una aportación de 100 millones de dólares (84,5 millones de euros), después aumentada hasta 200 millones de dólares (169 millones de euros), y que ha logrado una tasa de rentabilidad interna superior al 25%.

Así, Mouro Capital gestionará esa cartera, que cuenta con 36 inversiones en Europa y América, y liderará rondas de financiación con inversiones iniciales de hasta 15 millones de dólares (12,6 millones de euros) en esas regiones.

Para cumplir con este mandato, Mouro Capital añadirá recursos internos a su equipo de inversión dedicado en exclusiva a oportunidades de negocio. Esta decisión se enmarca en el plan de la entidad de destinar 20.000 millones de euros en cuatro años (2019-2022) en transformación digital y tecnología.

Mouro Capital estará liderado por el socio director Manuel Silva Martínez, que se incorporó al fondo hace cinco años y lo lideraba desde 2018, y Chris Gottschalk, asesor sénior desde 2019 tras dejar Blumberg Capital.

“El lanzamiento de nuestro fondo para ‘fintech’ en 2014 nos ha permitido ser pioneros en la implementación de nuevas tecnologías, como el ‘blockchain‘, para ofrecer mejores’servicios a nuestros clientes”, ha explicado la presidenta de Banco Santander, Ana Botín.

Innoventures ha casi doblado lo invertido pese a ser un fondo lanzado hace solo seis años. Ahora aumentamos la inversión y damos mayor autonomía al fondo para ser más ágiles y acelerar la transformación digital de Santander”, ha añadido Botín.

Por su parte, el socio director de Mouro Capital, Manuel Silva Martínez, ha señalado que la mayor autonomía permitirá ganar en agilidad, atraer talento emprendedor al equipo de inversión e ir más de la mano de las empresas en la que inviertan.

Santander Innoventures ha invertido en empresas que se han convertido en “unicornios” (valoradas en más de 1.000 millones de dólares), como Ripple, Tradeshift y Upgrade, y ya ha cosechado algunas ventas significativas, como la de iZettle a PayPal en 2018 por 2.000 millones de dólares (1.690 millones de euros), y Kabbage, el mes pasado.

El fondo ha logrado una tasa de rentabilidad interna (TIR, o IRR por sus siglas en inglés) en un rango del 25% al 35% desde el lanzamiento y un múltiplo de aproximadamente 1,75 veces lo invertido para toda la cartera. Teniendo en cuenta las inversiones más antigua, ya más maduras, el múltiplo asciente de tres a cuatro veces.

Ademas, el 70% de las empresas que forman parte de la cartera del fondo trabaja con Santander. Destacan las colaboraciones de Ripple en One Pay FX para pagos internacionales en tiempo real; de Nivaura para la primera emisión del mundo de bonos con tecnología ‘blockchain’; de Tradeshift en soluciones de capital circulante habilitados digitalmente de principio a fin; de Personetics y Crosslend, entre otras.

La nueva marca, Mouro Capital, tiene su origen en la isla de Mouro, que se encuentra a la entrada de la bahía de Santander.