El Gobierno va a poner en circulación otros 40.000 millones de euros a través de una nueva línea de avales del ICO. Se trata de un plan “de reactivación de la economía, frente al plan de choque de marzo” explican a Merca2 desde la Secretaria de Estado.

“Hay una diferencia esencial”, los 100.000 millones que el Ejecutivo desbloqueó hace cuatro meses eran para cubrir las necesidades de liquidez de las empresas y reconstruir el tejido productivo y los de ahora, para nuevas inversiones. Aunque también se enmarcan dentro de la crisis del covid-19, se destinarán a impulsar la inversión de las empresas en sostenibilidad medioambiental y digitalización.

Aún no están definidas las características de esta nueva línea, ni los tramos, ni la distribución, ni la cuota… “pero se está trabajando en ello” y esperan poder tenerlo en las próximas semanas, tal y como adelantaron el pasado viernes en el consejo de ministros. Pero lo que si hizo el Gobierno la semana pasada fue redistribuir el dinero que aún no se había utilizado de  la primera línea de avales.

EL PLAN DEL GOBIERNO

El 1 de julio se distribuyeron entre las principales entidades españolas los casi 28.000 millones de euros que aún no se habían concedido. Todos los bancos habían agotado el primer tramo y algunos como el Banco Santander hasta el quinto.

Pero a cierre de junio, aún faltaban por cubrir más de 20.000 millones destinados a pymes y autónomos, y casi 8.000 millones para el resto de empresas. Y estos procedían del segundo, tercer, cuarto y quinto tramo.

Lo que ha hecho el Gobierno es quitar a unos para darle a otros, es decir, hacer una reasignación de la cuota asignada a cada entidad. De esta manera, los más activos pueden seguir dando crédito hasta el 30 de septiembre.

En esta nueva asignación el Gobierno ha intentado que todas las entidades tengan su cupo y puedan atender a sus empresas. “El objetivo era ser lo más capilar posible, llegar a todas las empresas de cualquier parte de España y aprovechar los fondos que no se han cubierto”, comentan.

SANTANDER, LA MAYOR PARTE

El Banco Santander vuelve a ser el más favorecido. Al igual que cuando se distribuyeron los 100.000 millones entre cada entidad financiera en el inicio de la pandemia, basándose en su cuota de mercado a cierre de 2019.

La entidad que presiden Ana Botín agotó los cinco tramos, de manera que en esta nueva distribución se ha quedado con el 26,7%, esto son 7.500 millones de euros. Le sigue BBVA, con el 15%, es decir 4.200 millones de euros. CaixaBank, ha recibido unos 3.800 millones de euros, el 13,5% aproximadamente. Y a Bankia se le han reasignado unos 2.700 millones, casi el 10%.

Aunque estos no habían terminado de agotar sus tramos, como Bankinter, que ya ha consumido la partida destinada a medianas y grandes empresas (de los primeros avales) y está a punto de hacerlo con la parte de pymes. Sin embargo, el tramo de avales reasignado el pasado viernes “ya ha empezado a consumirse a buen ritmo”, según señalan desde el banco.

Algunas entidades se han quedado fuera, no por su tamaño, ha sido por su inactividad. Por ejemplo, a Unicaja, uno de los bancos españoles de menor tamaño se le han asignado 235 millones.

DIFERIR LA MOROSIDAD

La verdadera razón del éxito de los ICO es que se ha convertido en un colchón de liquidez, “un disponible” que las empresas tienen y que después pueden usar o no. El banco solo se apunta como formalización lo que consuma la empresa, explican fuentes del sector a MCERA2.

“La idea principal era desde el principio que las empresas estuvieran bien, que tuvieran buena salud financiera”. No son refinanciaciones, pero el parón de la activad ha dejado a miles de empresas con obligaciones y compromisos, mientras no ingresaban nada.

Esta solución para las empresas, al igual que las moratorias para las personas ha evitado algo imprescindible: que aumente el número de morosos. En algunos casos, los créditos están concedidos hasta cinco años, y de aquí a ese tiempo las empresas se pueden recuperar.

“Si no haces eso y el cliente no te paga, a los 90 días es moroso. Entonces tienes que provisionarlo”. Es la mejor herramienta para inyectar financiación y fuerza en la economía en estos momentos.

Comentarios de Facebook