Santander

El Banco Santander y los representantes de los trabajadores constituyeron el pasado martes 17 de noviembre la mesa negociadora del Expediente de Regulación de Empleo (ERE) que acometerá la entidad y que supondrá la salida de un máximo de 4.000 empleados.

Es decir, desde ese momento se iniciaba formalmente la negociación y se abría un plazo máximo de 30 días para que los sindicatos y la dirección del banco alcancen un acuerdo sobre las condiciones del mismo.

Las cosas no van todo lo bien que podrían ir, pues en la la mesa del ERE celebrada este jueves 26 se han planteado las condiciones económicas por tramos de edad para las 5.072 extinciones propuestas y parece que a CC.OO (que tiene cinco puestos de un total de trece) no le ha convencido.

INASUMIBLE

“Esta propuesta es inasumible para CCOO, ya que dista mucho de los acuerdos de otras ocasiones”, explican en un comunicado.

El sindicato ha pedido en la mesa, que antes de entrar a discutir las condiciones económicas, debe reducirse el perímetro de despidos con las medidas de flexibilidad interna, para lo cual necesitan saber los planes que tiene la empresa para poder absorber más de esos 1.000 puestos inicialmente planteados en caso de acuerdo.

Los sindicatos ya habían adelantado que su intención es hacer ver a la empresa que es un número desproporcionado “a todas luces”.

A pesar de la previsión inicial (se hablaba de unas 3.000 salidas), el banco cántabro apunta ahora a unas 4.000 personas (siendo esta la cifra más elevada en tal caso). Esto supone que se verá afectada casi el 15% de su plantilla en España.

Pero también negocian reubicar a otros 1.100 empleados y cerrar en torno al 30% de su red de sucursales en España. Esto es, entre 900 y 1.000 oficinas. Se trata por tanto, del mayor ERE en la historia de la entidad.

LAS CONDICIONES DEL SANTANDER

La entidad que preside Ana Botín ha propuesto a los sindicatos indemnizaciones de 30 días por año trabajado para los empleados menores de 55 años que abandonen la entidad, con un máximo de 20 mensualidades.

Mientras que para aquellos que superen esa edad y lleven en el banco más de 15 años ofrece prejubilaciones que van desde el 55% hasta el 70% del salario pensionable, en función de la edad.

Para los empleados menores de 55 años o mayores de esa edad pero con menos de 15 años de antigüedad en la entidad, el Santander ha propuesto el pago de 30 días por año trabajado, con tope de 20 mensualidades.

A los trabajadores de entre 55 y 57 años con al menos 15 años de antigüedad, les ofrece el 65% del salario pensionable, con descuento del importe de desempleo durante dos años, o el 55% del salario pensionable, con el 50% del complemento voluntario personal y descuento del importe de desempleo durante dos años, así como un convenio especial hasta los 63 años, con revalorización máxima del convenio especial 1%.

Por otro lado, a los empleados de 58 a 61 años (con 15 años de antigüedad) les ofrece dejar la entidad con el 70% del salario pensionable o el 65% del salario pensionable y el 50% del complemento voluntario personal, además de un convenio especial hasta los 63 años.

Finalmente, para los trabajadores de 62 años o más, el Santander propone una indemnización de 20 días por año trabajado, con hasta un máximo de 12 mensualidades.

PRÓXIMA REUNIÓN

La próxima reunión será el martes 1 de diciembre. En esa y las siguientes jornadas se verá que áreas geográficas se verán más afectadas, entre otros puntos.

Además, tal y como es habitual en este tipo de procesos, las cifras definitivas variarán en función del trabajo negociador de ambas partes.