alimentos

Seguro que nunca te has planteado si los envases o la tinta que tienen algunos de ellos es nocivo para la salud. Parece ser que para algunos alimentos sí lo son. La Organización de consumidores y usuarios, junto con otras tres organizaciones europeas (Dinamarca, Italia y Noruega) han llevado a cabo un estudio para poder analizar los envases de cartón y papel, así como sus tintas y la posible transferencia de sustancias contaminantes de todo ello.

Estos advierten que, a pesar de que las empresas están más que obligadas a seguir buenas prácticas para impedir que los acompañantes del material pasen a todos los alimentos, pueden acarrear migraciones y llegar al consumidor cuando las toman. Seguro que te interesa mucho el tema como consumidor que eres, por eso, te invitamos a que sigas leyendo.

Uso del papel y del cartón envolviendo los alimentos

alimentos

El estudio se centró en poder investigar si dos grupos de sustancias que parecían potencialmente malas (aminas aromáticas primarias o PAA o Fotoiniciadores) y que están en las tintas de impresión del papel y cartón podían traspasar el envase. Y, en caso de que fuera así, si pueden ir hasta los alimentos. Se analizaron 76 materiales de papel o cartón que estaban impresos. Veintiuno de estos envases estaban en contacto directo con el alimento, como la pasta, el arroz o el pescado congelado; mientras que los otros 55 platos, servilletas, vasos y otro tipo de materiales se usan cerca de los productos.

Se han realizado estudios para poder analizar si la tinta de los envases de papel y cartón eran malos.

En el análisis se llevaron a cabo dos etapas: en la primera se centraron en el propio material de cartón y papel para buscar la presencia de PAA, Fotoiniciadores y elementos que estaban relacionados. La segunda, en los alimentos en los que se veían los niveles tan altos de estas sustancias y se realizó un test de migración al propio producto.

En la actualidad, parece ser que no hay límites legales para estas sustancias. Es increíble lo que se vio. Parece ser que 13 de los 76 productos dejaban elementos en el alimento. Treinta alimentos tenían sustancias controvertidas en el propio cartón o papel.

Resultados de los estudios en los alimentos

Nueve productos tenían PAA, más concretamente el papel de una magdalena, dos bolsas de chucherías, una servilleta de papel, un envoltorio de papel, unas pajitas y tazas de cafés.

Veintiuno presentaban Fotoiniciadores o sustancias relacionadas. Cuando se hizo el estudio de migración, la OCU midió cantidades a las que marca la ley (una taza de café, tres envases de alimentos, dos vasos, pasas, pan tostado y pasta al huevo). Para la OCU, la aparición de estos elementos puso en duda la seguridad de los 13 productos que saltaron a la luz.

colesterol

Estos alimentos mantienen a raya el colesterol malo

El colesterol alto malo es uno de los problemas de los que tan solo se salvan el 80% de la población española...

La Organización de consumidores no es capaz de evitar un tipo de producto en concreto, ya que estos elementos aparecen repartidos por todo tipo de países y productos. Aun así, la OCU indicó que muchos de los productos con niveles de PAA han aparecido en los desechables (pajitas, vasos, etc), algunos utilizados usualmente por niños. Por ello, y con el objetivo de poder evitar algunos problemas de salud y medioambientales, la OCU recomienda usar vasos y platos que sean reutilizables, frente a los que se usan y luego se tiran.

Además, ha sacado una ley de seguridad, que permitiría poder evaluar el riesgo de algunas sustancias que estaban presentes en materiales en contacto con alimentos, ya que en la actualidad no hay leyes de seguridad en Europa para el cartón o el papel que son destinados a alimentos ni para las tintas que se usan en impresión. Aunque las sustancias no representan por sí mismas un riesgo para la salud, sí contribuyen a la subida a la exposición a la química. Evidentemente, hay que decir que lo ideal sería no usar ningún envase cuando se consumen alimentos, pero hoy en día esto es un poco difícil, pues todo está demasiado industrializado.