Sabadell TSB
Foto: Banco Sabadell.

BBVA ha anunciado la venta de su filial estadounidense por casi 10.000 millones de euros y ahora se plantea invertir el excedente de capital logrado con esta operación para fusionarse con el Banco Sabadell, de hecho, están en negociaciones para ello.

Pero los planes de BBVA no se ciñen solo a una fusión, también contemplan crear valor para el accionista mediante una recompra de acciones o invertir en distintos negocios. Tal y como adelantó este miércoles el consejero delegado de la entidad, Onur Genç.

Llegados a este punto es importante analizar si al Banco Sabadell le interesaría hacer lo propio con su filial en Reino Unido, TSB. Los rumores de venta ya existían antes de la actual crisis sanitaria, pues el banco catalán ha tenido algunos problemas desde que aterrizara en ese mercado.

¿QUÉ GANA Y QUÉ PIERDE VENDIENDO?

La venta de TSB sería la puntilla para Jaime Guardiola y Josep Oliu, consejero delegado y presidente de la compañía. Fue su gran inversión, el inicio de su expansión internacional y la clave del banco para diversificar y reducir su dependencia del mercado español. Si saliera finalmente la fusión y Sabadell vendiera Reino Unido, el banco resultante estaría solo presente en México y Turquía, además de España.

También es cierto que con la venta reforzaría su capital y esto le daría ventajas en la fusión. Al final, el Banco Sabadell aumentaría su valor. Pero no sería necesario si BBVA decidiera absorber a la entidad catalana.

Y de fondo, continúa la duda de si es el mejor momento para vender TSB. Pues la mayoría de expertos no lo creen así, de hecho, entienden que actualmente no se puede sacar rentabilidad al precio que lo compraron. Algo que puede cambiar en dos años, para 2022 las cifras remontarán, gracias a los planes que Oliu ha puesto en marcha.

5 AÑOS DE PROBLEMAS

El presidente del Sabadell entró de lleno en el mercado británico hace cinco años animado por Ana Botín. Así lo reconoció el día que anunció la operación: la experiencia del Banco Santander es un claro ejemplo de que Reino Unido “atraviesa un buen momento económico, una democracia muy estable y un mercado flexible”.

Pero todo se truncó en 2016 tras el referéndum del Brexit. Las acciones de Santander y Sabadell se vieron bastante penalizadas en Bolsa ante el temor a una salida a las bravas y aun hoy, este capítulo no está del todo cerrado.

En 2018 llegaron más problemas, concretamente con el inicio de la migración tecnológica de TSB. Según algunos expertos se hizo demasiado rápido para ahorrar costes y terminó afectando a millones de clientes, que no pudieron realizar operaciones online durante varias semanas.

Finalmente, el Sabadell dio por superado este bache durante el primer trimestre de 2019 y aseguró que su unidad británica ya no restaría beneficios, pero los beneficios no llegarían hasta 2020. Con el objetivo de ser rentable y ahorrar costes, la entidad ha puesto en marcha un importante plan de ajustes.

PLAN DE AJUSTES

TSB tiene en marcha un importante plan de restructuración de oficinas y empelados, que finalmente se ha acelerado por el aumento de las transacciones digitales a raíz del confinamiento, según justifican.

Así, de las 82 oficinas que tenían pensado cerrar este 2020, ahora se suman otras 164 a lo largo de 2021. De esta manera, TSB tendrá a finales del próximo año 290 oficinas frente a las 475 actuales. Pero también eliminarán 960 puestos de trabajo.

El banco espera que la mayoría de salidas se produzcan de manera voluntaria, pero esto está causando cierto nerviosismo entre el personal, consciente de la actual crisis económica que hay alrededor del mundo.

Algo muy parecido a lo que está ocurriendo en España, donde el banco ha anunciado un ajuste de 1.800 personas a través de prejubilaciones y bajas incentivadas. Aunque precisamente este martes se han parado las negociaciones a la espera de más avances en la fusión.

ENCRUZIJADA

En este contexto, la pregunta es ¿serán suficientes estos ajustes para mantener a flote TSB? ¿O una alianza con BBVA podría ser el catalizador para una futura venta del banco?

Los analistas de Deustche Bank señalan que el plan de reducción de costes presentado recientemente para TSB es “muy necesario” pero, aun ejecutándose completamente (algo que implicará cierto riesgo), el negocio del Reino Unido seguiría contribuyendo con un beneficio “muy limitado”.

Más positivos se muestran en Barclays, que prevén que las acciones de reestructuración de costes harán que el banco vuelva a ser rentable en 2021. También desde JP Morgan indican que TSB está en camino de ser rentable.

Sin embargo, al Sabadell le costaría mucho encontrar otro banco dispuesto a comprarle TSB. La entidad catalana lo compró hace cinco años por 2.350 millones de euros y hoy en día representa casi una cuarta parte de los activos totales del banco. Una venta forzosa solo le traería problemas.

Ya en el momento de la adquisición, los expertos advirtieron que estaba pagando bastante por él, pues subestimaron los costes de integrar el nuevo negocio en su plataforma. También estuvo quienes advirtieron sobre los potenciales riesgos de que saliera adelante el Brexit, tal y como ha ocurrido.

En este contexto, es difícil pensar que TSB (que registró una pérdida de 84 millones de euros en el tercer trimestre) pueda tener comprador. Sabadell apostará por su filial ante una fusión con BBVA , de momento.