Ryanair
Jason Alden/Bloomberg

Nuevo golpe para la low cost irlandesa. USO y Sitcpla en España, junto con los tripulantes de Portugal, Bélgica, Italia y Holanda, han convocado una huelga en Ryanair para el próximo 28 de septiembre tras no alcanzar un acuerdo con la compañía, que en verano ya tuvo que cancelar más de 1.500 vuelos por los paros de sus trabajadores.

En los próximos días, sindicatos y empresas se verán las caras len un acto de conciliación. Ambos sindicatos “esperamos expectantes saber con qué actitud se va a presentar la empresa delante de las autoridades españolas, después de la última acusación vertida sobre los sindicatos a través de su portal de empleados de que nosotros hemos roto las negociaciones”, declaran Pedro Alzina, secretario general de USO Sector Aéreo, y Antonio Escobar, responsable de Relaciones Externas de Sitcpla.

Estos profesionales exigen que se aplicase la legislación nacional de cada país en el que opera, con las mismas condiciones laborales a todos los TCP, tanto de la propia empresa como los contratados por agencia o ETT.

Además, están a la espera de una nueva citación oficial por parte de la Dirección General de Trabajo, tras cancelarse la del 5 de septiembre por la dimisión de su anterior directora.

Aún se desconoce el número de vuelos que se cancelarán en los cinco países convocantes, pero como ha ocurrido en otras ocasiones, se espera que la low cost irlandesa avise a los usuarios afectados.

NUEVOS CAOS AÉREO

De esta forma, la aerolínea protagonizará un caos aéreo parecido al vivido este verano. Este miércoles 12 de septiembre se cancelaron 150 vuelos por la huelga de pilotos en Alemania y más de 1.000 vuelos fueron cancelados en España, Portugal, Bélgica, Italia e Irlanda entre el 25 y el 26 de julio por la huelga de tripulantes de cabina.

Ese mismo mes, los pilotos de Irlanda también se plantaron el 12 de julio. Ryanair anunció recortes del 20% de su flota con base en Dublín este invierno y posiblemente el despido de 100 pilotos y 200 tripulantes de cabina en las próximas semanas. Casi un mes después, el 10 de agosto, los pilotos en Alemania, Irlanda, Bélgica y Suecia llevaron a cabo paros que obligaron a cancelar 400 vuelos y casi 75.000 pasajeros afectados en todo el continente.

Todo ello ha dado como resultado un tímido crecimiento de pasajeros de Ryanair en agosto: aumentó un 5%, hasta llegar a los 13,3 millones de clientes con un índice de ocupación del 97%. “La falta de personal en el control aéreo y la huelga innecesaria convocada por los pilotos el 10 de agosto provocaron la cancelación de casi 550 vuelos en agosto, frente a las 27 cancelaciones de agosto de 2017”, alegaron desde la irlandesa.

Comentarios