El Consejo de Estado ya tiene en sus manos el último borrador del Real Decreto de Acceso y Conexión a las redes. Un texto legal enviado por el Ministerio para la Transición Ecológica al que ha tenido acceso MERCA2 que cumple con la mayoría de las exigencias que las eléctricas han hecho llegar a la responsable de la cartera, Teresa Ribera. Así, las principales modificaciones que se han llevado a cabo en el mismo restringen todavía más el juego para las pequeñas, lo que llevará a una concentración (oligopolio) en los próximos años.

“Esto queda, cada vez más, para pocos jugadores”, reconocen fuentes del sector al leer la letra pequeña del último borrador emitido por el Ministerio. Uno de los puntos más conflictivos tiene que ver con el pago y la devolución de los avales. Un primer paso restrictivo se ejecutó tiempo atrás cuando se incrementó, de 10 a 40 euros, el precio exigido por kilovatio en cada nuevo proyecto renovable. Una medida que perjudicaba a los pequeños promotores renovables. Ahora, se ha dado una vuelta de tuerca más, dado que el decreto prevé que un 20% de los mismos no se devuelvan.

Así, no solo se añade un nuevo precepto para la inadmisión por presentar una petición en un acceso sin capacidad existente otorgable, sino que, además, en ese caso el borrador establece que: “solo se devolverá el 80% del total de la garantía presentada (…) incautándote el resto”. Una medida que ha provocado que muchas pequeñas empresas desarrolladoras (las que montan los parques) y financieras (que adelantan el dinero de los avales) se hayan batido en retirada, según advierten desde el sector.

LOS FONDOS ENCUENTRAN SU SITIO GRACIAS A RIBERA

Y, es que, las cuentas asustan. “Por ejemplo, [explica un ejecutivo del sector] para un proyecto de 100 Mw no solo tienes que poner un aval de 4 millones, que son tres más que hace un par de años, sino que tienes el riesgo de que te ejecuten 800.000 euros. Solo porque te equivoques al pedir el punto de evacuación. Eso es una barbaridad de dinero para las pymes (que son muchas) que hay en el mercado. Sin embargo, no es nada para cualquier gigante eléctrico o fondo de inversión”.

Pero el problema va más allá. Al fin y al cabo, no solo supone reconocer unas pérdidas inasumibles para muchas firmas pequeñas, sino que también es un obstáculo muy importante para conseguir financiación. “¿Qué empresa aseguradora o financiera se va a arriesgar a adelantar un aval cuando hay un riesgo más o menos alto de que te puedan ejecutar el 20%?”, reflexiona un veterano directivo del sector a MERCA2. Aunque, como dice la máxima del estoicismo, otros han hecho de la necesidad una virtud: los fondos de inversión.

“Ahora está proliferando otro tipo de acuerdos, dada la actual situación”, advierten desde el sector. Y, es que, los fondos de inversión con mucho dinero se están convirtiendo en socios preferentes en el desarrollo de muchos parques. La operación es sencilla: los inversores aportan los avales exigidos a cambio de un porcentaje importante de la sociedad vinculada al proyecto renovable. Una situación que les permite entrar de lleno en el negocio, una vez desarrollado prácticamente sin coste pueden tener incluso más del 50%, a un coste muy bajo. Una jugada redonda apoyada por la inseguridad que está creando el último borrador de ley propuesta por Ribera.

LA NUEVA LEY DE RIBERA GENERA MUCHAS DUDAS

Al margen de lo anterior, la Unión Española Fotovoltaica (UNEF) advierte de otro punto conflictivo en el artículo 18.3.c de Criterios Económicos. En concreto, la asociación señala que utilizar como criterio de desempate (en la aplicación de los concursos) la constitución de “garantías económicas voluntarias” es otra “barrera de entrada para desarrolladores independientes, que no obstante cuenten con acreditada y probada capacidad para llevar adelante este tipo de proyectos”.

Pero el aspecto económico no es el único punto en que las grandes firmas del sector eléctrico parecen ganar con la redacción del nuevo borrador. Así, Ribera también se ha plegado a las exigencias de algunos de los gigantes y ha añadido correcciones a la limitación establecida a la potencia de las tecnologías que componen la hibridación.

Así, el nuevo texto legal advierte de que dicha potencia “no podrá ser inferior al 40% de la capacidad de acceso otorgada en el permiso de acceso”. A su vez, también se amplían las condiciones de hibridación, al utilizar distintas tecnologías, en los nuevos parques, lo que supone una ayuda para que firmas como Endesa, Iberdrola o Naturgy puedan ejecutar la reconversión de sus viejas instalaciones