La vicepresidenta para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha informado este jueves de que el Gobierno desarrollará un decreto con regulación en torno a los puntos de recarga, con obligaciones de mantenimiento y gestión.

En su intervención en el encuentro Forum Nueva Economía, Ribera ha asegurado que este verano ha recibido “300 o 400 mensajes de ciudadanos de a pie preocupados” por la falta de puntos de recarga eléctrica, señalando que este sector “aún no ha dado un gran salto cualitativo”, si bien, ha dicho “con el Plan Moves se ha disparado la demanda de coches eléctricos”.

Por otro lado, ha señalado también que “quedan avances cualitativos en materia de baterías”, como por ejemplo su gestión al final de su vida útil o “el valor venial de esos vehículos”, cuestiones para las que el Gobierno, ha asegurado, se encuentra “en pleno diálogo con los sectores y las industrias para identificar oportunidades y cuellos de botella”.

Estos son algunos de los aspectos en los que, a su juicio, las distintas administraciones públicas deben “ser más proactivos” de carea a avanzar hacia esta nueva movilidad.

“España no se puede permitir el lujo de perder el tren de la transformación industrial de la movilidad, porque tiene todo lo que necesita para ser un actor protagonista. Tiene aluminio, acero, motores, ensambla coches, pero también produce motos, furgonetas, autobuses… Tiene la logística y la voluntad de hacerlo de manera diferente”, ha dicho.

OBJETIVOS “ALCANZABLES Y PROBABLEMENTE SUPERABLES” PESE AL COVID

Por otro lado, la vicepresidenta cuarta del Gobierno ha rechazado que la pandemia pueda frustrar los objetivos de movilidad descarbonizada establecidos en la hoja de ruta del Ejecutivo para la lucha contra el cambio climático.

“Creo que los objetivos que nos marcamos siguen siendo vigentes, alcanzables y probablemente superables”, ha aseverado Ribera, antes de apostillar que el proceso de transformación “no es lineal”. “Una vez que se activa el proceso de cambio, se acelera”, ha dicho, apostillando que su “impresión” es que “en la movilidad se están produciendo cambios a gran velocidad”.

“El objetivo sigue vigente y es una demanda que oímos con mucha claridad en estos meses de salida tras el confinamiento”, ha declarado Ribera, apuntando “la transformación de París, que ha sido tomada por la bicicleta y los peatones”. “Hay que preguntarse por qué nos cuesta tanto en algunas ciudades cuando además hay una demanda real”, ha destacado.