La vicepresidenta cuarta y ministra para la Transición Ecológica y el Reto Demográfico, Teresa Ribera, ha abogado por aprovechar el potencial de la economía ‘verde’ y ‘azul’ para ponerla al servicio de la recuperación económica del país, tras el impacto que ha tenido en el país la pandemia del coronavirus.

Así lo ha manifestado la ministra en el acto de presentación del estudio ‘Los territorios no peninsulares 100% descarbonizados en 2040’, elaborado por Monitor Deloitte, en colaboración con Endesa, donde ha dado las gracias al sector por realizar estos ejercicios “extremadamente complejos”, ya que cree que intentan cambiar la realidad de una actividad esencial para la población.

Ribera ha defendido que no es tiempo de ralentizar, sino de acelerar los planes de transformación que ya formaban parte de la agenda del Gobierno antes del estallido de la pandemia, con el fin de aprovechar su potencial para agilizar la recuperación económica del país.

“¿Qué tipo de recuperación económica queremos tras la pandemia? La respuesta es clara y respaldada por todo el mundo: queremos un crecimiento próspero, sostenible, resiliente e inclusivo que permita atraer innovación, eficiencia y liberar recursos para seguir invirtiendo en mejor el país y la sociedad”, ha señalado.

ESFUERZO COLECTIVO

La ministra también ha indicado que trabajar por la transición ecológica es un esfuerzo colectivo cuyo resultado “no es imputable a nadie en concreto”, pero que la inteligencia aportada por cada uno es “clave”, como el caso de este estudio.

El informe concluye que unas inversiones de 30.000 millones de euros en las próximas dos décadas permitirían acelerar en las Islas Canarias y Baleares la descarbonización energética a 2040, anticipándose así en 10 años a los objetivos fijados para todo el territorio nacional, y facilitando, además, la reducción en un 72% del gasto energético en hogares y generando hasta 90.000 empleos.

En este sentido, Ribera se ha referido a las condiciones “singulares y relevantes” de estos territorios por sus diferentes pautas de consumo energético y por el compromiso demostrado por los gobiernos autonómicos y locales, que han entendido que tienen que trabajar en propuestas “concretas”.

En el acto también han participado, por parte del sector público, el vicepresidente y conseller de Transición Energética y Sectores Productivos del Govern Balear, Juan Pedro Yllanes, y el conejero de Transición Ecológica, Lucha contra el Cambio Climático y Planificación Territorial del Gobierno de Canarias, José Antonio Valbuena, que han defendido las conclusiones del estudio.

Comentarios de Facebook